Telefónica: quien lo iba a decir… ¿o no?

Telefónica: malas sensaciones en la zona crítica

Telefónica: quien lo iba a decir… ¿o no? Desde los mínimos de agosto, Telefónica iba como una moto y la subida, prácticamente vertical, no parecía tener fin. Sin embargo, la semana pasada ya te escribí que volvía a enfrentarse a su Everest. Y ya hemos visto lo que ha sucedido desde entonces. Giro bajista, de momento sin profundizar. Pero ha quedado claro que la zona era complicada.

Me gusta muy poco cuando oigo o leo a la gente decir que esto de la bolsa es muy fácil. Todo lo contrario. Es muy complicado. Pero lo que sí que es cierto es que, a veces, nos complicamos nosotros mismos. Y en resistencia uno no puede comprar. Lo normal es que pase lo que acabamos de ver. Puede ser que en breve se rompa la resistencia. Pero mientras eso no ocurra, la resistencia sigue vigente. Y, desde luego, el tridente bajista desde 2015 sigue ahí. Y mientras no se rompa, es lo que manda. Y lo que manda dice que en la parte alta del tridente son cortos y en la central, de momento, largos.

¿Para qué complicarnos más? Vamos a ver algún detalle más para intentar ver otros niveles que puedan ayudarnos.

Gráfico semanal

Este es el gráfico que te vengo mostrando desde hace mucho tiempo. El tridente bajista rojo es el que marca el gráfico de Telefónica desde 2015. Y mientras no se rompa, no hay más que hablar. El valor seguirá bajista. Punto.

Gráfico semanal Telefónica 29 octubre 2019

Gráfico semanal Telefónica 29 octubre 2019

La semana pasada se llegó a la parte alta del tridente. También coincidía con la MM100 y con la línea de resistencia azul. Si a eso le añadimos la bajista del MACD, eran demasiados niveles como para pensar que iba a continuar la subida. Y más cuando hemos visto muchas veces en los últimos meses que la llegada a la parte alta del tridente iba seguida de caídas.

Pero, ¿en qué más tienes que fijarte dentro de este gráfico? Por un lado, las anteriores veces que se llegó a la parte alta del tridente tuvimos alguna formación de velas bajistas. Ahora no está tan claro. Porque aunque tengamos una vela roja ahora, no hay una envolvente, ni puede considerarse una estrella vespertina, ya que la primera vela de las tres no es lo suficientemente grande.

Por otro lado, debes mirar la línea de soporte naranja que te he dibujado por la zona de los 6,78. Ahí hemos visto apoyo en varias ocasiones en los últimos años. Si ese nivel aguanta, podremos intentar otro ataque a la parte alta del tridente. Si se pierde, volveremos a tener que poner los ojos en la línea de soporte roja que no se pierde en el gráfico mensual desde hace muchos años.

También hay que ver lo que ocurre con el MACD. La subida se está suavizando justo al llegar a la bajista desde 2017. Si hay corte a la baja, volveremos a echar la vista hacia abajo. Las caídas deberían continuar. Si no se corta, entonces hay que mirar si rompe la bajista y eso podría indicar nuevo ataque a la parte alta del tridente.

Pero lo que deberías tener claro es lo que te he dicho del tridente bajista. El resto son ayudas. Pero mientras haya una formación tan clara sin romper, ¿para qué pensar en nada más? Si se rompe, será el momento de estrujarse más el cerebro. Pero mientras tanto…

Gráfico de Luis García, CC BY-SA 3.0

 

Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

 

Responsable: José Carlos Estévez

Finalidad: Envío de análisis diarios

Legitimación: Tu consentimiento

Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados en los servidores de MailChimp, ubicados en Estados Unidos y acogida al Privacy Shield

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Consulta la política de privacidad.

MaloPobreNormalBuenoExcelente (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico