0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
En toda cuantidad continua y divisible, pueden distinguirse tres cosas: primero el más; después el menos, y en fin, lo igual; y estas distinciones pueden hacerse o con relación al objeto mismo, o con relación a nosotros. Lo igual es una especie de término intermedio entre el exceso y el defecto, entre lo más y lo menos. El medio, cuando se trata de una cosa, es el punto que se encuentra a igual distancia de las dos extremidades, el cual es uno y el mismo en todos los casos. Pero cuando se trata del hombre, cuando se trata de nosotros, el medio es lo que no peca, ni por exceso, ni por defecto; y esta medida igual está muy distante de ser una ni la misma para todos los hombres.
Hablo aquí de la virtud moral; porque ella es la que concierne a las pasiones y a los actos del hombre, y en nuestros actos y en nuestras pasiones es donde se dan, ya el exceso, ya el defecto, ya el justo medio. Así, por ejemplo, en los sentimientos de miedo y de audacia, de deseo y de aversión, de cólera y de compasión, en una palabra, en los sentimientos de placer y dolor se dan el más y el menos; y ninguno de estos sentimientos opuestos son buenos. Pero saber ponerlos a prueba como conviene, según las circunstancias, según las cosas, según las personas, según la causa, y saber conservar en ellas la verdadera medida, este es el medio, esta es la perfección que sólo se encuentra en la virtud.
Ética a Nicómano
Aristóteles

Comenzamos hoy nuestro artículo diario con una cita de la obra de Aristóteles Ética a Nicómano. En ella, el pensador griego plantea la cuestión del bien, que es el fin último de las cosas y, por tanto, de las acciones humanas. El bien supremo es la felicidad y el medio para conseguirlo es la virtud. Aristóteles divide las virtudes en dos: las intelectuales y las morales. Y dice que el carácter de la virtud está en el término medio ente dos tendencias humanas contrapuestas. Así, podemos señalar el valor (término medio entre la temeridad y la cobardía) o la templanza (medio entre la intemperancia o libertinaje y la insensibilidad).

Sin lugar a dudas, el comportamiento actual de la bolsa no encajaría en lo que Aristóteles definió como virtud y, por tanto, no puede ser el medio para que los inversores obtengan la felicidad como fin. Porque si en el término medio está la virtud, la bolsa ahora mismo se está comportando en términos extremos, ya sea en las bajadas o en los rebotes.

Y es que, después de bajadas terribles como las que hemos tenido en los últimos días, sobrevienen rebotes memorables como el que hemos tenido hoy en el Ibex. Sin embargo, estos rebotes son complicados de aprovecharlos, puesto que ya empiezan con un gap alcista considerable. Para beneficiarnos de ellos, deberíamos jugárnosla el día anterior al cierre, pero a ver quién es el valiente que se atreve.

La bolsa vive momentos extremos y ello desemboca en estos movimiento tan violentos, tan impredecibles, tan poco virtuosos. Indudablemente sería mucho mejor que los movimientos fueran más pausados, más en su término medio. Ello nos daría la opción de aprovecharlos mejor. Pero esto es lo que tenemos…

Si nos damos cuenta, ayer dijimos que el Ibex había dejado una señal positiva, puesto que había sido el primer día en el que los mínimos no habían sido decrecientes, lo que nos da un punto de soporte y de referencia, al menos. Pero no hubo ninguna vela que nos indicara este rebote tan fulminante. Sin embargo, el cierre de Wall Street de ayer nos hacía indicar que hoy tocaba un rebote considerable. Pero eso no lo podíamos intuir a la hora del cierre de nuestro Ibex. La pregunta es que ahora que ya hemos tenido un rebote de más de un 9% en un día, qué podemos esperar… Y la respuesta es que es complicado saberlo, pero que el cierre de hoy ha estado justo en la parte baja del canal bajista que se rompió la semana pasada. Este sería un punto de potencial resistencia, con lo que mucho ojo a mañana por si volvemos a las bajadas. Pero vamos a fijarnos muy atentamente a como se comporta el Ibex en este punto. Y es que, si es capaz de romper esa directriz bajista y volver al canal, entonce podríamos ser algo más positivos, y considerar la rotura del otro día como un accidente (usando el argot del mundo del motor diríamos que el Ibex se pasó de frenada). El Ibex seguiría dentro del canal bajista, y aunque la tendencia seguiría siendo claramente descendente, al menos tendríamos unos niveles de referencia, con la posibilidad de rebotes entre las directrices del canal (y, claro está, la posibilidad de romper por arriba). Pero si el Ibex se da la vuelta ante esta directriz y no es capaz de romperla y volver al canal, consideraríamos este rebote como muerto y como únicamente un pull-back a la directriz rota, permaneciendo entonces como resistencia clara. Por ello, vamos a prestar mucha atención a lo que pueda hacer el Ibex mañana y en próximas sesiones.


En cuanto al Dow Jones, comportamiento hoy como nos tiene acostumbrados últimamente. Bandazos en uno y otro sentido, principalmente tras la reunión de la FED en la que ésta ha bajado los tipos de interés en medio punto. Y traca al final con una bajada de 400 puntos en los últimos 10 minutos. Si miramos el gráfico, vemos como el índice se ha girado claramente cuando ha tocado el 38,2% de Fibonacci de la caída desde comienzos de Septiembre (en los 9.362), además con una precisión casi milimétrica. Además, tampoco ha podido con la media exponencial de 20 sesiones. Y la vela que nos queda hoy es una estrella fugaz en zona de resistencia. Recordemos que este tipo de velas deben formarse tras una tendencia previa alcista, pero como la situación es la que es, y ayer se subió un 10%, podemos considerarla como válida (por otra parte, algunos consideran que para que se trate de una estrella fugaz hace falta un gap alcista, pero muchos analistas piensan que esto no es así y que no es preciso ese gap). Por ello, mucha atención a ese punto de los 9.362 y a la posible confirmación de esta estrella fugaz.


En cuanto al Euro Stoxx, vemos como ha oscilado entre dos directrices claras. Por abajo ha buscado apoyo en la directriz que formaba la parte alta del canal bajista rota ayer, y por arriba no ha podido con la que fue directriz alcista iniciada en Octubre y que luego se rompió a la baja. El rebote no ha sido capaz aún de llegar ni siquiera al 38,2% de Fibonacci de la caída desde mediados de Septiembre, con lo que aún no es de fiar.


Si nos fijamos en el gráfico de 30 minutos vemos como nos hemos quedado con las ganas de que se formara el hombro derecho del posible HCHi que indicábamos ayer. Hubo un momento en el que pareció empezar a formarse, pero enseguida se fue hacia arriba y rompió la que debía ser la clavicular, así como el importante nivel de resistencia de los 2.500. Eso sí, costó mucho, ya que fueron necesarios 4 intentos para romperlos, y parecía que se iba a formar un triple techo en esa cota. Sin embargo, la llegada a la directriz bajista marcada en verde frenó la subida y el cierre estuvo otra vez por debajo de los 2.500. Esta cota es muy importante que se rompa mañana, así como la directriz bajista que nos ha frenado hoy. Por ello, estaremos muy atentos a su superación con claridad. También muy atentos al canal alcista claro que se sigue desde el día 27 y que está marcado en azul claro.


Mañana tenemos otro día importante para determinar dónde estamos en las bolsas. Ya hemos visto que la virtud es algo que no está presente ahora mismo en los mercados bursátiles, pero, al menos, esperemos que la situación se calme algo y que no tengamos estos bandazos.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico