0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Todos los que hemos visto la película La princesa prometida recordamos muchas de sus escenas o muchas de sus frases célebres. Escenas como la lucha de Westley y Buttercup por sobrevivir en el Pantano de fuego a los tres horrores, o frases como el “como desees” que Westley le dice a su amada Buttercup cada vez que ella le ordena algo o el “Hola, soy Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate para morir” que recita Iñigo Montoya ante el conde Rugen, el hombre con la mano con seis dedos que mató al padre de Iñigo cuando éste era un niño son algunas de ellas.

En un momento de la película, Westley es llevado al Foso de la desesperación para ser torturado por orden del príncipe Humperdinck y la tortura que le aplican es tan grande que Westley muere, ante la desilusión del joven enfermo al que su abuelo está contando el cuento de hadas.

Sin embargo, Iñigo y Fezzik encuentran a Westley y deciden llevarlo al Milagroso Max, para intentar resucitarlo. Éste les dice que el joven solo está muerto en su mayoría, con lo que se podría hacer algo, pero que le tienen que decir una buena razón para salvarlo. Tras insuflarle aire con su fuelle mágico, el joven Westley es capaz de decir su razón susurrando: “Amor verdadero”. Pero el Milagroso Max dice que lo que Westley ha dicho es “Farolero”, con lo que seguro que es un truco y que la verdadera razón es que les debe dinero. Sin embargo, la mujer del Milagroso Max sale a escena para perseguir a su marido y decirle que ha dicho “amor verdadero”, mientras éste sale corriendo tapándose los oídos para no oirle.

El Milagros Max, que había sido despedido por el príncipe Humperdinck, cuando oye de voca de Iñigo que la sanación de Westley le produciría un gran dolor al príncipe, accede a resucitarle, y les da una píldora mágica para hacerlo. Tras ello, Westley va recuperando poco a poco las fuerzas y entre Westley, Iñigo y Fezzik deciden ir al castillo para impedir la boda del príncipes Humperdinck y la bella Buttercup. Y… Bueno, el resto ya queda para cada uno por si quiere volver a ver la película si ya la han visto o si, por el contrario, lo que van a hacer es verla por primera vez.

Ahora mismo tenemos a muchos “muertos en su mayoría” y el mercado espera que el Milagroso Max (encarnado por nuestro amigo Bernanke) le aplique una nueva píldora mágica que los salve, igual que ha hecho con Bear Stearns o con Fannie Mae y Freddie Mac. Este fin de semana es crítico para salvar a Lehman Brother (que recordemos no es un banco de pueblo, sino el cuarto más importante de Estados Unidos), pero parece que no se está llegando a buen puerto en las negociaciones, al menos de momento. Y es que el Milagroso Max está diciendo que lo que escucha del muerto es “farolero” y que no interviene. Y el mercado sigue gritando “amor verdadero”. El caso es que, detrás pueden venir muchos más, siguiendo el ejemplo primero de Bear Stearns y ahora de Lehman. Se habla de Washington Mutual, AIG, Merril Lynch como las próximas. Y claro, el Milagroso Max hace milagros, pero ya tantos… Además, de que cabe preguntarse el porqué debe la administración pública hacerse cargo de lo que han perdido empresas privadas que han estado ganando dinero durante tantísimo tiempo.

El caso es que las bolsas no han hecho excesivo caso al desplome de Lehman y han logrado terminar la semana subiendo, a la espera de que este fin de semana se pueda salvar a la firma. Ya veremos si es así, lo que podría provocar subidas importantes. Pero si no se logra y Lehman se declara en quiebra, como parece rumorearse en estos momentos, entonces podríamos ver importantes bajadas en las bolsas.

De momento, y como el mercado parecía descontar buenas noticias para el fin de semana, las señales que nos han quedado en los índices han sido positivas en el corto espacio de tiempo.

Si nos fijamos en el Ibex, se ha formado una pauta en forma de estrella del amanecer, lo que, como sabemos, es una figura alcista mientras no se pierda el mínimo de la estrella. Si la estrella se confirma, entonces podríamos tener un buen tramo al alza. Si, por el contrario, se pierden los mínimos de la estrella en los 10.985 del mini Ibex, entonces puede venir un desplome importante (aún más de los que ya hemos visto). Podemos ver como se ha formado un canal bajista en el gráfico diario del mini Ibex. Si la estrella del amanecer se confirma, podríamos ir a buscar la parte alta del canal al menos.


Si nos fijamos en el gráfico de 30 minutos para el corto, podemos ver lo que parece una cuña descendente, que, como sabemos, suele ser una figura alcista si se rompe por arriba, como así ha sido. Esta rotura nos daría una proyección de subida hasta los 11.960, por lo que estaremos muy atentos a ello. Deberemos fijarnos mucho en la directriz bajista rota el viernes al final de la sesión y si volvemos por debajo de ella o no. Si no se vuelve por debajo, entonces podríamos encaminarnos a ese objetivo de subida.


En cuanto a Euro Stoxx, podemos fijarnos en que se parece haber formado un triángulo simétrico, por lo que debemos esperar por dónde se rompe. De momento el índice se ha estado apoyando en la parte baja del mismo en las últimas sesiones, pero debemos ver por donde se rompe. Tras el harami alcista que señalamos el miércoles, hemos tenido dos sesiones ligeramente alcistas, pero veremos si nos encaminamos a la parte alta del triángulo o si intentamos romper por abajo.


Pero si nos fijamos en el gráfico de 30 minutos, podemos ver una interesante figura de HCHi con línea clavicular en los entornos de los 3.278. Esta cota es muy importante porque coincide casi perfectamente con el 61,8% de Fibonacci de la caída desde el día 8. El viernes pareció romperse al alza durante una parte de la sesión llegándose a los 3.285, pero se cerró en los 3.277, justo en la zona de la resistencia. Si se rompiera con claridad esta cota, entonces tendríamos una proyección de subida mínima del HCHi de 100 puntos, lo que debería llevarnos a las inmediaciones de los 3.400, por lo que estaremos muy atentos a esta posible rotura.


El Dow Jones cerró el viernes en zona de resistencia (correspondiente al 50% de Fibonacci de la caída desde máximos de Agosto, en los 11.453), dejándonos un doji señal de indecisión para seguir subiendo, seguramente a la espera de ver qué ocurre con Lehman durante este fin de semana. Si se rompiera esta resistencia, entonces la siguiente la tendríamos en los 11.550. Pero la verdadera resistencia de importancia está en los 11.710, que se han atragantado varias veces y que son el 38,2% de Fibonacci de la caída desde Mayo. Por abajo, primer soporte crítico en los 11.125, que no se deben perder, porque, de perderse, nos podríamos ir a mínimos y luego allí ver si se va más abajo o no.


Vamos a ver en qué queda lo de Lehman durante este fin de semana. Parece que el tiempo se acaba y que no hay un acuerdo para su salvación. De esta salvación depende en gran medida que se pueda rebotar con fuerza o no. Las señales parecen haber sido positivas, y la formación en el corto de figuras potencialmente alcistas así lo confirman. Pero en el cierre del viernes pudo la cautela. Vamos a fijarnos, especialmente, en ese HCHi del Euro Stoxx y si se puede romper la clavicular o no. Esperemos que el Milagroso Max no diga que ha escuchado “farolero”, aunque, si lo pensamos bien, sería mucho más apropiado a la situación que vive Lehman y otras muchas entidades. Mucho mejor que “amor verdadero”, desde luego.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

 

Responsable: José Carlos Estévez

Finalidad: Envío de análisis diarios

Legitimación: Tu consentimiento

Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados en los servidores de MailChimp, ubicados en Estados Unidos y acogida al Privacy Shield

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Consulta la política de privacidad.

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico