0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Hoy ha debutado España en la Eurocopa de Fútbol, y lo ha hecho con una goleada ante Rusia: 4-1. Partido en el que España ha dominado claramente y ha podido marcar más goles. Han destacado, por líneas, Puyol en la defensa, Senna y Xavi en el medio del campo y el trigoleador Villa en la delantera.

El comienzo ha sido esperanzador, pero hay que destacar la poca resistencia desplegada por los rusos, un conjunto bastante anárquico y que, exceptuando los comienzos del partido y de la segunda parte, apenas han generado ninguna dificultad al equipo español.

Sin embargo, esta victoria no puede recordarnos más a la obtenida sobre Ucrania en el primer partido del Mundial de Alemania del 2006, tanto por el rival (un estilo de equipo muy similar al que hoy teníamos enfrente) como por el desarrollo del partido. Una victoria que desató la euforia y que, poco menos nos hizo vernos como favoritos para ganar el mundial.

Y es que ese es uno de los rasgos que más nos caracterizan: pasamos del blanco al negro con la misma facilidad que del negro al blanco. Y una victoria como la de hoy o como la del primer partido del mundial pasado desata la euforia y nos hace pensar ya en cotas importantes. Del mismo modo que, si luego caemos eliminados en cuartos, todos pediremos que rueden cabezas y volveremos a criticar todo lo habido y por haber.

Y estos extremismos son los que debemos evitar precisamente cuando operamos en bolsa. Ni debemos dejarnos llevar por la euforia cuando subimos, ni debemos ser extremadamente pesimistas cuando caemos. Simplemente debemos darnos cuenta cómo está la bolsa y actuar en consecuencia, de acuerdo con nuestra estrategia.

Actualmente estamos bajistas. Esta tendencia empezó tras una movimiento alcista desde los mínimos de Enero y de Marzo que concluyó cuando no se pudieron romper niveles importantes, y el Dow Jones marcó un doble techo de libro.

Pero el que estemos bajistas no quiere decir que ya pensemos que nos vamos a ir a los 9000 como algunos ya están proclamando, al igual que tampoco era de recibo decir que nos íbamos a máximos cuando se tanteaban los 14.000. Las cosas paso a paso y con buena letra. Bien es cierto que en los movimientos bajistas todo va más deprisa, pero debemos fijarnos muy bien en los niveles de soporte.

Si nos fijamos en el Dow Jones, vemos que hoy se han mantenido los mínimos del suelo en pinzas que se formó ayer. Pero que tampoco se han podido superar al cierre los 12.338, mínimos de la estrella del amanecer fallida de la semana pasada. Esto nos da un respiro hasta mañana para ver qué va a suceder, pero nos hace ser muy cautos, ya que la tendencia bajista a corto sigue vigente.


Pero si miramos el Dax, nos damos cuenta que se está siguiendo una perfecta directriz bajista desde mediados de Mayo y que hoy hemos alcanzado el nivel del 50% de Fibonacci de la subida desde Marzo, aunque se ha mantenido. Pero es que parece que se está formando una cuña descendente, que, como bien sabemos, suele ser una figura alcista que se rompe por arriba y que es especialmente fiable cuando se forma tras un movimiento alcista, como es el caso. Para que esta figura se confirmara, debemos esperar a una rotura por la parte alta, aunque ahora mismo debemos preocuparnos por la parte baja de la cuña, ya que estamos justo allí. Estaremos muy atentos a cómo se desarrolla esta figura, ya que podría indicarnos un nuevo movimiento alcista. Pero esto no quiere decir que se vaya a producir ya. Primero hay que romper, y esta rotura debe producirse antes de llegar al vértice de la cuña. Pero, mientras no se rompa, lo normal es seguir el movimiento bajista.


En cuanto a Euro Stoxx, sigue con su pelea particular con los 3.575, nivel correspondiente al 61,8% de Fibonacci de la subida desde Marzo, y nivel clave que no se debe perder si no queremos irnos hacia el objetivo de caída que nos dio la rotura de la cuña ascendente (aquí vemos lo fiable que fue esta figura cuando se formó en Euro Stoxx en una tendencia bajista). Por tanto, seguiremos muy atentos a este nivel para ver si se puede dar un rebote o si, por el contrario, se acaba perdiendo y seguimos bajando.


Por último, el patito feo sigue siendo el Ibex. Ayer decíamos que tal vez podríamos ver un intento de repunte gracias a los dos principales bancos, Santander y BBVA, que estaban llegando a niveles de soporte claves en los 12 y 13 euros respectivamente. Y, tal y como pensábamos, al llegar a estos niveles se ha rebotado con fuerza, pero el resto de valores sigue tan claramente bajistas, que ni aún con esas hemos sido capaces de subir. Ahora hay que fijarse muy atentamente en el nivel de los 12.571, que debe aguantar como soporte clave si no queremos irnos a buscar los mínimos de Enero. Pero, sin embargo, la directriz bajista es tan clara y con tanta pendiente, que da miedo mirarla. Además, el 61,8% de Fibonacci de la subida desde mínimos de Enero también se ha perdido, con lo que seguimos sin ver una señal positiva que nos indique un rebote, puesto que el doji de ayer que podía indicarnos un parón en las bajadas ha sido destrozado por abajo hoy.


La tendencia sigue siendo bajista, y lo más prudente es siempre seguir la tendencia y no ir en su contra. Ya hemos dicho muchas veces que, en situaciones así, lo mejor es esperar a que se confirme un cambio en la tendencia y, una vez confirmado, entrar en posiciones largas. Esto es mucho mejor que no pensar que se ha bajado tanto que debe producirse un rebote y entrar sin confirmación.

Si realmente se va a producir un rebote de grandes dimensiones o un cambio de tendencia, es mejor perderse el primer 2% de subida antes que entrar pensando en esa subida y encontrarnos que aún hay tramo a la baja. Y si se entra, debe hacerse en zona de soporte y con stop muy ajustado.

Pero, sobre todo, no hagamos como solemos hacer con el fútbol. Si llega un rebote, no cometamos la locura de pensarnos que todo ha cambiado y lanzarnos a comprar. Frialdad, serenidad, prudencia. Si se produce un rebote, que debería producirse debido a la gran sobreventa existente, éste no será más que eso, un rebote si no se logran romper niveles importantes. Por tanto, mientras la tendencia siga bajista, se deben aprovechar los rebotes para deshacer posiciones o para movimientos rápidos. No caigamos en la trampa de dejarnos llevar por la euforia si viene un rebote grande.

Podemos, igual que la selección, pero sin dejarnos llevar por las emociones. Lo único que hay que tener claro es cuál es la situación, cuál es la tendencia, cuál es nuestra estrategia y actuar en consecuencia.

Pero tampoco hagamos la locura de pensar que esto no puede seguir bajando y dejemos las posiciones largas abiertas esperando el rebote…. Porque la situación es bajista.

Foto: AS

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico