0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Existen multitud de refranes populares relacionados con el tiempo. Uno de ellos es el que hemos usado para titular nuestro artículo de hoy. Año de nieves, año de bienes. Parece ser que el origen de la frase está en la creencia popular de que los años en los que nieva, las cosechas son mejores. Otros manejan la hipótesis de que el origen de la frase está en el tradicional clima seco de Castilla, con escasas lluvias. Así, cuando nieva en abundancia, el deshielo en primavera ayuda a llenar los embalses y ríos, cosa que sería imposible con la lluvia. Por ello, una gran cantidad de nevadas favorece la abundancia de agua durante el año.

En bolsa también hay multitud de dichos, estadísticas y estudios temporales que también son aceptados al estilo de los refranes populares. Uno de ellos es la creencia de que la tendencia del mes de Enero y principalmente de los primeros días marca el devenir del año. Si eso fuera así, entonces todo apuntaría a que este año debería ser realmente bueno, en contraposición con lo sucedido el año pasado, y nadando contra corriente de una crisis económica que debe mostrar su máxima virulencia en este año que entra.

Sin embargo, lo que no podemos obviar es que desde que se marcaron mínimos en Noviembre, la tendencia a corto es claramente alcista y parece que no hay intención de cortar esta tendencia, a pesar de que el sentido común nos dice que deberíamos ver una corrección a no tardar mucho.

Ayer decíamos que había señales de que ese parón podía producirse a no tardar mucho. Sin embargo, también comentábamos que estas señales deberían confirmarse hoy. Y hoy no se han confirmado. Tampoco deberíamos considerarlas anuladas del todo, tal y como vamos a ver a continuación, pero, de momento, no hay ninguna señal en firme que nos haga pensar en esa corrección inminente. Tal vez mañana sí que se produzca, pero a día de hoy aún no la tenemos.

El escenario que mostramos ayer para el Ibex sigue estando vigente, lo único que hace falta es conocer cuándo empezaría la subonda B dentro de la onda correctiva 4 en la tendencia bajista (para los no iniciados, este análisis vendría de aplicar la teoría de Elliott al Ibex). Decíamos que la llegada a la parte alta del canal bajista que se sigue desde Marzo podría ser un punto de potencial giro bajista antes de que este canal pudiera romperse e intentar alcanzar cotas más altas.

Sin embargo, hoy el Ibex ha intentado romper ese canal bajista, haciéndolo en el intradía y cerrando ligeramente por encima de él. Aún no se puede considerar como roto, como decimos siempre debemos darle un filtro. Pero es muy significativo que no se haya producido un rechazo de cierta importancia al llegar a él. Vamos a fijarnos en una cota muy importante como punto clave: los 9.883,8, máximo del 5 de Noviembre. Este punto es muy importante, porque si se rompiera al alza, confirmaría un doble suelo en los mínimos de Octubre y Noviembre. Esto no desbarataría nuestro escenario, más bien podría incluso confirmarlo, pero podría hacer que nos replanteáramos algo las cosas.

Bien, si esos 9.883,8 se rompieran al alza (aplicando el correspondiente filtro, como siempre) y se confirmara el doble suelo, tendríamos una proyección mínima de subida de 2.146 puntos desde esos 9.883,8. Es decir, que podríamos tener una proyección de subida hasta los 12.029, redondeando sobre los 12.000… Y en nuestro escenario, la onda impulsiva 1 llegó hasta los 11.937. Y sabemos que la onda 1 y la 4 no se pueden solapar. Estaríamos en el límite, pero podría encajar.

Eso sí, aún no se ha superado esa cota, con lo que el doble suelo aún no se ha confirmado. Pero si nuestro escenario es más o menos correcto, esta cota debe superarse tarde o temprano (antes o después de una corrección), con lo que, al final, deberíamos plantearnos que se puede llegar a esos 12.000. Ahora mismo parece muy optimista, pero no lo descartaríamos. Un objetivo menos optimista nos hablaría de una proyección de subida entre los 10.500 y los 11.000.

Lo que aún no está claro es cuándo llegará la corrección que sirva para coger más impulso antes de subir. Los indicadores, con el estocástico en sobrecompra extrema parecen decirnos que esa corrección no debería tardar mucho, pero mientras no veamos una señal confirmada que nos indique el inicio de esa corrección (la sobonda B), no deberíamos ponernos cortos, ya que sería ir contra la tendencia a corto, que es claramente alcista.

Mañana debemos seguir atentos a la directriz bajista y a esos 9.883, además de alguna pauta bajista que nos pueda dejar en el gráfico diario de velas japonesas. Mientras tanto, y aunque lo prudente podría ser ir cerrando los largos, no deberíamos abrir cortos aún (aunque siempre están los valientes que se la intentan jugar en zonas de resistencias, eso sí, con stop ajustados por si se rompen las resistencias, y sabiendo que van contra tendencia).

El Dow Jones ha atacado hoy de nuevo la resistencia de los 9.000, cerrando ligeramente por encima de ella, pero, de nuevo, sin romperla. De momento hay que esperar a ver lo que sucede en este punto. Una rotura con claridad debería llevarnos más arriba, en primer lugar hacia los 9.150 y luego hacia los 9.650. Pero para eso debería romperse con claridad, cosa que no ha sucedido aún. El posible harami bajista que señalábamos ayer no se ha confirmado, pero tampoco se ha anulado del todo al no romperse esos 9.000. Por ello, seguiremos esperando a ver qué sucede ante esta cota.


El Mini SP sí que se ha adentrado con más claridad en la zona “oscura” por encima de la resistencia de los 920, aunque al cierre no se logra separar con claridad. Sin embargo, poco a poco va mostrándonos máximos crecientes. Mientras esto siga así, no tendremos la corrección. Pero todo puede cambiar en un día, ya lo sabemos. De momento, solo la pérdida de los 920 nos podría indicar el inicio de esa corrección. La pérdida así como una pauta bajista confirmada en el gráfico de velas japonesas.


Y, por último, Euro Stoxx, que éste sí que ha anulado el posible harami bajista de ayer. Sin embargo, al cierre no ha podido con la directriz bajista marcada en azul claro. Mañana vamos a fijarnos en esa directriz. Su superación debería llevarnos hacia la directriz bajista dibujada en verde. Por abajo tenemos una clara directriz alcista (la dibujada en rojo) que está marcando la tendencia a corto.


Tras un año muy malo en la bolsa, parece que queremos que siga la fiesta alcista. Pero no nos fiemos, porque deberíamos ver una corrección a no tardar mucho. Sin embargo, de momento la tendencia a corto sigue claramente alcista, y esta tendencia podría continuar aún cuando se produjera esta corrección. De momento, y aunque estamos en zona de turbulencias, no tenemos ninguna señal confirmada que indique el inicio de esa corrección. Debemos seguir con mucha cautela por si llega esta corrección, pero los alcistas continúan de enhorabuena y parece que este año de nieves (hemos tenido un final de año con abundantes nevadas) sigue ayudando para que la bolsa siga subiendo, al menos de momento…

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

 

Responsable: José Carlos Estévez

Finalidad: Envío de análisis diarios

Legitimación: Tu consentimiento

Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados en los servidores de MailChimp, ubicados en Estados Unidos y acogida al Privacy Shield

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Consulta la política de privacidad.

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico