Dos formas de ver el SP500
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Dos formas de ver el SP500. Ya hace algún tiempo que te puse un gráfico de largo plazo del SP500 en el que lo más importante era destacar el tridente alcista que sigue desde los mínimos de 2009 y el que había una proyección alcista en la zona del 2.920 en la que se cumplía hacer un segundo tramo igual al 162% del primero desde ese mismo mínimo.

Este gráfico no ha cambiado ni un ápice. El índice sigue igual que estaba, dentro del tridente y habiendo hecho un máximo muy cercano a ese 2.920. Tanto que, para una proyección de casi 1.850 puntos, el que se haya quedado a poco menos de 50 no es representativo. Vamos, que se puede dar por cumplida la proyección.

Pero hoy lo que me gustaría destacarte es lo que está haciendo el índice desde el mínimo de abril. Justo tras la primera caída desde el máximo anual y tras el primer intento de recuperación. Porque hay dos formas de verlo. Y en lo que hay que fijarse, en ambas, es muy parecido.

Vayamos con los gráficos.

Gráfico semanal SP500

Aquí te pongo el gráfico semanal desde 2009. Simplemente para que veas dónde está. En tierra de nadie, navegando por la parte alta del tridente alcista, pero lejos tanto de la parte superior como de la central. Las medias cortadas al alza y con el precio por encima.

Gráfico semanal SP500 31 julio 2018

Gráfico semanal SP500 31 julio 2018

Además, el MACD cortado al alza, aunque subiendo con poca fuerza. Y con la amenaza de dejar divergencias bajistas si hubiera un nuevo máximo histórico tras el de comienzos de año.

Pero más allá de esto, poco más que destacar.

Gráfico diario SP500

Aquí es donde vamos a ver mejor lo que te quiero señalar. Mira el gráfico desde el mínimo de abril. Allí pareció hacerse un doble suelo con el hecho en febrero. Y la superación del máximo entre esos dos suelos (el máximo del 13 de marzo), debía significar una nueva subida para hacer nuevos máximos históricos.

Gráfico diario SP500 31 julio 2018

Gráfico diario SP500 31 julio 2018

Ahora bien, hay dos interpretaciones de lo que está sucediendo desde entonces. Una es que se esté subiendo en un canal alcista, el azul. Un poco laxo, pero que perfectamente sería admitible. Entonces, la pérdida de la parte baja de ese canal sería la que alertaría de que podríamos tener una corrección mayor.

Pero la otra interpretación es que, en realidad, se esté haciendo la cuña alcista roja. Una cuña alcista con implicaciones bajistas muy claras, y que cumple con todas las condiciones para ser considerada como tal. Y es que hay solapes entre las ondas, como debe de ser.

Esto significaría que, en caso de romper por abajo la figura, debería corregirse por completo y mucho más deprisa de lo que se hizo la subida. Aparte de que, estando donde estamos, perfectamente podía significar una pauta terminal dentro de la gran subida. Si la figura fuera buena, luego podríamos empezar a ver si lo que realmente se ha hecho es un doble techo mayor que podría determinar el final de la tendencia alcista.

Pero no nos anticipemos. Para todo esto aún queda mucho. Y lo primero es ver si se rompe por abajo la cuña o el canal alcista. Hasta que eso no ocurra no hay que lanzar las alertas. De momento lo que tenemos es una estrella vespertina confirmada ayer. Pero la caída ha llegado a una zona importante, el soporte horizontal azul, marcado por el máximo de marzo y el de junio. Es el momento de ver si todo es un throw-back a la clavicular de ese doble suelo para seguir subiendo o no.

Lejos aún queda la MM200, que es la que frenó las caídas durante este año. Mientras se siga por encima de las medias es complicado pensar en escenarios apocalípticos, aunque los tenemos ahí encima de la mesa. Y atentos al MACD, que está a punto de cortarse a la baja, para confirmar que esa estrella vespertina ha marcado el inicio de una corrección.

Pero ya sabes, lo importante es ver si las figuras se rompen por abajo o no.

Por último, una nota a destacar sobre la cuña. Resulta que el giro se habría hecho justo al tocar la parte alta de la cuña. Y eso es muy mala señal para pensar que la figura es buena. Porque en una cuña ascendente el máximo final debe estar un poco por encima o un poco por debajo, pero no en la línea. Eso es más bien propio de un canal. Por tanto, un punto menos para la fiabilidad de la figura y a favor del canal azul.

De todos modos, seguimos vigilando por abajo, por si acaso.

Foto dflorian1980/ Flickr Creative Commons

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

 

Responsable: José Carlos Estévez

Finalidad: Envío de análisis diarios

Legitimación: Tu consentimiento

Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados en los servidores de MailChimp, ubicados en Estados Unidos y acogida al Privacy Shield

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Consulta la política de privacidad.

MaloPobreNormalBuenoExcelente (8 votos, media: 4,88 de 5)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico