0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Admirose un portugués
de ver que en su tierna infancia
todos los niños en Francia
supiesen hablar francés
“Arte diabólica es”,
dijo, torciendo el mostacho,
“que para hablar en gabacho
un fidalgo en Portugal
llega a viejo, y lo habla mal,
y aquí lo parla un muchacho”.

Este poema de Nicolás Fernández de Moratín, escritor del siglo XVIII y padre del también autor y más conocido Leandro Fernández de Moratín (autor, entre otras muchas obras de El sí de las niñas), titulado Saber sin estudiar es tal vez su obra más conocida.

Se trata de un epigrama muy sencillo y curioso, en el que nos habla de una realidad muy interesante: mientras que un niño pequeño no tiene dificultades para aprender un idioma, a una persona mayor le cuesta horrores. Esto es muy aplicable a los españoles, que, en general, tenemos muchas dificultades para dominar otros idiomas además del nuestro (o los nuestros).

Y, realmente, si un niño es capaz de aprender un idioma, en este caso el francés, quiere decir que no debería ser tan difícil. Pero una vez que te pones a estudiarlo, las cosas se complican, y más si no lo usas con frecuencia.

Algo así nos pasa con el idioma que emplean los mercados y el que emplean las autoridades, los datos macroeconómicos, etc… Y es que puede parecer sencillo. Cuando sale un dato bueno, las bolsas deberían entenderlo como tal y tomárselo bien, mientras que cuando sale un dato malo, debería ser lo contrario. O cuando habla una autoridad y dice que la crisis está en todo su apogeo, o como ha dicho Rodrigo Rato, que esta crisis es equiparable a la gran crisis de 1930, los mercados debían interpretarlo como tal.

Al menos el resto de los mortales creemos entenderlo así, pero los mercados son como los niños de Francia con el francés, que lo dominan mucho mejor que nosotros, por muchos años que llevemos estudiándolo. Como dice Nicolás Fernández de Moratín, debe ser un arte diabólico. Y es que las bolsas leen los datos tal y como les viene en gana…

Hoy, por ejemplo, el primer dato de empleo de Estados Unidos dado por la consultora privada ADP ha resultado bastante mejor de lo esperado, y las bolsas han reaccionado a él con subidas. Bien, hasta aquí parece que hablan el mismo idioma que nosotros. Después ha comenzado a hablar Bernanke, y no ha dicho nada que no supiéramos, que la economía americana lo iba a pasar mal durante el primer semestre, pero que se recuperaría en el segundo, que la inflación era preocupante, pero que pensaba que iba a caer en los próximos meses por sí sola, y que en temas como el de Bear Stearns habían actuado de esa forma para evitar que el sistema financiero se cayera. Vamos, que ha dicho lo que ya sabíamos e incluso ha sido hasta positivo (desde luego no ha mencionado la palabra maldita, recesión). Y los mercados se lo han tomado mal, con caídas tras esas palabras (en el gráfico de 1 minuto del futuro de Euro Stoxx se ha producido una estrella vespertina clara que ha hecho bajar varios puntos ese índice en pocos minutos). Ya empezamos a ver que no dominamos tan bien el idioma…

Y, por último, ha salido el dato de pedidos a fábrica y que ha quedado bastante por debajo de lo esperado… Y tras él, las bolsas han iniciado una subida (en el gráfico de 5 minutos del Ibex se ve una estrella del amanecer anunciando la subida). Y en este momento no podemos más que decir como Nicolás Fernández de Moratín, que este idioma que emplean los mercados debe ser un arte diabólico, porque no entendemos nada.

Menos mal que siempre nos quedará el análisis técnico para intentar descifrar lo que nos dicen los mercados. Pues bien, podemos decir que el Dow Jones no ha podido con el nivel que hablábamos ayer, con los 12.707 correspondientes al 50% de Fibonacci de la caída desde Diciembre. Encima, la vela que nos ha quedado hoy es una peonza, señal de indecisión clara ante la resistencia. Habrá que ver mañana que vela nos queda y si se puede romper la resistencia. Porque como nos quede una vela negra, bien podría formarse una estrella vespertina que nos indicara nuevos descensos. Pero no adelantemos acontecimientos y veamos qué ocurre mañana y si se puede romper la resistencia.

En cuanto al DAX, nos queda otra peonza, en este caso blanca y por encima de la vela de ayer, pero tampoco se ha podido con otro nivel importante, en este caso la media de 50 sesiones. También ha y que esperar a mañana, pero es otro signo de indefinición que contrasta con la estrella del amanecer que nos resultó ayer.


El Euro Stoxx también nos deja otra vela muy parecida a la del Dow Jones en el nivel de la media de 50 sesiones. También debemos esperar a mañana para ver en qué acaba todo, pero si no podemos con este nivel, puede ser que veamos nuevos descensos.


En cuanto al Ibex, va por libre, como suele ser habitual en él… Ha cerrado casi en máximos del día y ya más cerca del próximo nivel de resistencia en los entornos de los 14.000 (13.980, 50% de Fibonacci de la caída desde Noviembre). Y la figura, aunque parecida a un hombre colgado (lo que sería muy mala señal y bajista), no podemos considerarla como tal, puesto que la sombra inferior es demasiado pequeña para considerar la figura como un hombre colgado (como mínimo debe ser dos veces el cuerpo de la vela, y en este caso no llega a ser dos veces el cuerpo de la vela, aunque sea por 20 puntos).


Mañana tenemos una sesión muy interesante. Debido a las dudas surgidas hoy, hay que esperar a ver hacia dónde tiramos. Es muy importante que el Dow Jones pueda superar la resistencia citada para que podamos seguir subiendo, ya que, aunque el Ibex vaya por libre, no va a poder seguir sin ayudas.

Por tanto, hoy hemos vuelto a subir, pero hay que ver si se produce un parón antes de intentar escalar cotas más altas o seguimos hacia nuestros objetivos sin escalas. Los objetivos de la subida, en el Ibex, están primero en los 14.000 y luego en los 14.500, aunque habrá que ver si somos capaces de tanto. Porque, como decíamos ayer, la crisis sigue ahí y lo normal es que volvamos a las bajadas cuando cumplamos nuestros objetivos alcistas.

Aunque, habrá que tener en cuenta el arte diabólico del idioma empleado por los mercados para ver si no se trata todo de una nueva trampa para hacernos caer en ella. Y es que, muy normal no es que las bolsas se lancen al alza mientras sigue la crisis vigente, por mucho que parezca que la FED va a estar de paracaídas para evitar el tortazo.

Lo dicho, “arte diabólica es”…

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

 

Responsable: José Carlos Estévez

Finalidad: Envío de análisis diarios

Legitimación: Tu consentimiento

Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados en los servidores de MailChimp, ubicados en Estados Unidos y acogida al Privacy Shield

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Consulta la política de privacidad.

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico