Santander: en el límite del bien y del mal…

Santander: en el límite del bien y del mal…

Santander: en el límite del bien y del mal… El sector bancario es uno de los más afectados por esta crisis desencadenada por el coronavirus. Bueno, realmente es que tampoco llegó a recuperarse nunca de la crisis subprime anterior. Pero ahora esto ha sido la gota que ha colmado el vaso.

Y Santander no solo no es inmune, sino que ha sido uno de los que más ha caído. En febrero vimos un máximo casi en los 4 euros y ahora estamos por debajo de los 2. Es decir, más de un 50% de caída en dos meses.

Pues bien, esta caída ha llegado a un sitio clave. A la línea que delimita el bien del mal. Vamos a verlo.

Gráfico mensual

En muchas ocasiones te dije que, desde los máximos históricos del valor en 2007, había estado formando un inmenso triángulo. Eso denotaba que el Santander no se había recuperado de la crisis subprime. Porque en ningún momento logró hacer un nuevo máximo.

Ese inmenso triángulo se ha roto por abajo y la cotización ha llegado a una zona muy, pero que muy importante. Una zona crucial. Se trata de la línea de soporte horizontal en la zona de los 1,85 euros.

¿Por qué es tan importante esta línea? Pues porque desde que se superó en mayo de 1997, no se ha perdido el nivel a cierre de vela nunca. Hemos visto toques a ese soporte en octubre de 1997, octubre de 1998, septiembre y octubre de 2002 (¿siempre octubre?), marzo de 2003, marzo de 2009 y ahora hemos llegado aquí de nuevo en abril de 2020.

Un soporte horizontal se hace más fuerte cuantos más toques se da a él y aguanta. Por ello, se trata de un gran soporte. Y eso significa que o vemos aquí un suelo y se rebota con fuerza, o se rompe. Y si se rompe, eso significará que podemos tener un nuevo desplome.

Porque si se pierde este nivel, no hay ningún nivel de importancia por debajo hasta los 1,10 euros. Ese nivel fue marcado por los máximos de 1993 y 1994. Pero entre 1,10 y 1,85 no hay nada. Por ello, no sería nada descartable que si se pierde el soporte haya que acabar por esa zona.

Esto nos hace buscar objetivos bajistas si se rompiera el soporte. Y tal vez haya que pensar en que el gran triángulo no se hizo desde el máximo de 2007, sino que habría empezado desde el mínimo de 2009. Es decir, que la caída entre 2007 y 2009 hubiera sido un primer tramo bajista y el triángulo hubiera sido la corrección a esa bajada para ahora tener que hacer un segundo tramo bajista.

Entonces, si pensáramos en hacer un segundo tramo bajista igual al primero tras el final del triángulo, podríamos tener un objetivo bajista en la zona del euro. Es decir, ligeramente por debajo de ese nivel horizontal del que te he hablado antes.

Hay un escenario intermedio. Y consistiría en que el segundo tramo bajista se hubiera iniciado en el máximo de 2014. Y para hacer entonces un segundo tramo bajista igual al primero daría un objetivo en el 1,38 euro.

Sea como sea, como siempre te digo, un soporte lo sigue siendo mientras no se rompe. Y aquí tenemos un soporte de los grandes. Por ello, hay que esperar a ver si se rompe o aguanta.

Veremos lo que ocurre en las próximas semanas. El RSI está ya en zona de sobreventa, coincidiendo con el gran soporte. El MACD ha roto la alcista y podríamos ver, si se rompe el soporte, unas divergencias alcistas futuras. Pero eso ya sería aventurarnos mucho. Lo primero es ver si el soporte aguanta o no.

Foto By Junius – Own work, Public Domain

Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

 

Responsable: José Carlos Estévez

Finalidad: Envío de análisis diarios

Legitimación: Tu consentimiento

Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados en los servidores de MailChimp, ubicados en Estados Unidos y acogida al Privacy Shield

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Consulta la política de privacidad.

MaloPobreNormalBuenoExcelente (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico