0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Muchas veces hemos oído esta frase (o su variante “Zamora no se ganó en una hora”) para recomendar a alguien que se impacienta que tenga calma, ya que las cosas requieren su tiempo y los resultados pueden no verse de manera inmediata.

Sin embargo, pocos son los que conocen el origen de la frase. Y ésta viene de la Edad Media, en el siglo XI, cuando el rey Fernando I, a su muerte, repartió el reino entre sus hijos. Así, Sancho, el primogénito, heredó el condado de Castilla, que pasaría a ser reino, su segundo hijo, Alfonso recibió el reino de León, y García, el tercero, recibió el reino de Galicia. Además, el rey tenía una hija, la infanta doña Urraca, que recibió la plaza de Zamora.

Sin embargo, el rey Sancho II no quedó satisfecho del reparto y la enemistad entre los cuatro hermanos no tardó en surgir, declarándoles Sancho la guerra. Primero hizo prisionero a su hermano García arrebatándole Galicia, y después sitió Zamora. Doña Urraca defendió su plaza con uñas y dientes, durante siete largos meses de penurias, hambre y penalidades. El asedio acabó con el plan urdido por Alfonso VI y doña Urraca para asesinar al rey Sancho, siendo la mano ejecutora el noble Vellido Dolfos. Desde entonces se llama a Zamora “La Bien Cercada” (tiene tres recintos amurallados) y de esta época es cuando surgió la frase que hoy nos ha servido como introducción a este artículo.

Desde el sábado hemos venido anunciando nuestro escenario (ver escenario) para el Ibex, con lo que pensábamos que iba a ser un rebote desde el cierre del viernes para formar una onda 4 según la teoría de Elliott. El lunes pareció iniciarse dicha onda con la que fue la mayor subida de la historia del Ibex. Y hoy hemos vuelto a comenzar con mucha fuerza, aunque al final se ha perdido bastante de ese impulso. Sin embargo, y aunque aún tengamos que confirmar nuestro escenario y que este rebote se corresponda con una onda 4 y no con una subonda de la onda 3 (lo que implicaría nuevas bajadas antes de que se produjera la onda 4), lo que no podemos esperar es que esta onda correctiva dure tres días. Es decir, que no podemos esperar que vayamos de por debajo del 9.000 a nuestro objetivo máximo de rebote en los 11.600 (o algo menos) en solo unos días. Zamora no se tomó en una hora, y el Ibex no puede tomar tan altas cotas en solo unos días, aunque hasta la mitad de la sesión de hoy lo haya parecido.

Tras el buen cierre de los americanos de ayer y la formación de estrellas del amanecer en varios índices pensábamos que hoy íbamos a abrir al alza de nuevo, y así ha sido, con otro gap alcista de consideración, para seguir subiendo durante la mañana y, por la tarde, con la apertura de los americanos, corregir bastante de la subida, aunque al cierre se recuperaran posiciones. La subida ha llegado a romper en el intradía el 61,8% de la semana pasada y la directriz bajista marcada en verde claro. Sin embargo, ante estas resistencias y ante la subida acumulada en los últimos días, el índice ha retrocedido, dejándonos hoy una vela en forma de vela de onda alta que nos muestra la indecisión del mercado para seguir subiendo, y la posibilidad de nuevos recortes antes de intentar retomar la senda alcista. Mañana veremos si esta pauta se confirma y si tenemos otra corrección antes de volver a subir. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que, dada la volatilidad existente, estas pautas cada vez tienen un efecto de menor tiempo. Lo vimos ayer con las estrellas del amanecer, que como en un día se sube un 10%, casi solo con dicha estrella se ha conseguido la subida de varias sesiones, por lo que el impulso alcista se limita a una o dos sesiones más. Además, como una estrella del amanecer sigue vigente mientras no se pierdan sus mínimos, mucho hay que bajar para que anule su efecto. Por ello, vamos a darle a estas figuras una importancia relativa.


Si nos fijamos en el gráfico de 30 minutos, vemos como tras romperse la directriz bajista que se seguía desde el día 3 (y cuya ruptura coincidió con la resistencia que señalamos en los 10.345), la subida se intensificó. Sin embargo, ayer señalamos varias resistencias que el mini Ibex se podía encontrar en su camino si seguía subiendo, y vemos como en una de ellas, en los 10.565 (además con una precisión casi absoluta) fue donde se frenó la subida y se comenzó a bajar, aunque al llegar a las cercanías de la directriz alcista que se siguió ayer (la marcada en rojo), el futuro volvió a rebotar. Mañana deberíamos seguir corrigiendo posiciones, pero no deberíamos ver una corrección demasiado profunda si queremos seguir subiendo a corto. El primer nivel de importancia lo tenemos en los entornos de los 9.915, con lo que corregiríamos el 38,2% de la subida de ayer y hoy. Además, esta cota coincide, más o menos, con la directriz marcada en naranja, con lo que podría ser un punto de potencial finalización de la caída. Si se pierde, un punto de alerta debería ser los entornos de los 9.700, por donde pasa el 50% de Fibonacci de esta subida. Esta cota no debería perderse bajo ningún concepto, pues, de hacerlo, podríamos ver la continuación de las caídas en próximas sesiones. Y ya, en el punto de alerta roja total tenemos la directriz bajista marcada en azul claro y el 61,8% de Fibonacci de la subida en los entornos de los 9.500. Si ya se pierden estos niveles, lo normal sería volverse a mínimos y ya veríamos si no atacarlos de nuevo. Pero confiamos en que no sea así y que podamos corregir solo, como mucho, hasta el 9.700, para allí volver a retomar la senda alcista.


El Dow Jones nos ha dejado otra vela en forma de onda alta, que nos dice también la indecisión que tiene Wall Street para continuar con la subida. Esta subida hoy se ha frenado en los entornos de los 9.834, por donde pasa el 50% de Fibonacci de la caída desd que se inició Septiembre. Desde ahí se comenzó a caer, y la caída finalizó hoy en los entornos de los 9.070, correspondientes al 38,2% de Fibonacci de la subida entre los mínimos del viernes y el máximo de hoy. Pensamos que se puede corregir algo más antes de intentar volver a subir, por lo que estaremos atentos a los 9.000 (o incluso algo menos, en los 8.820) para ver el comportamiento del Dow Jones allí. Si se aguantan y se rebota allí, podremos pensar en que continúe el rebote (aunque esperemos que con menos virulencia que el del lunes, es decir, que sea algo más sostenido y duradero en el tiempo y no tan fugaz).


Euro Stoxx ha comenzado también subiendo, pero al llegar a la directriz marcada en verde (y que era la parte baja de lo que parecía ser una cuña descendente), se ha frenado en seco y ha iniciado un movimiento bajista que ha amenazado con dejarnos una pauta en forma de cobertura de nube negra. Sin embargo, el rebote final ha conseguido evitarla, dejándonos simplemente una pauta similar a una líneas encontradas bajistas, lo que podría significar que se corrija algo más antes de poder intentar asaltar la directriz que hoy ha servido de freno. Un primer punto de potencial giro podría estar en los 2.654, y, más abajo, en los 2.589. Veremos si es así o no, ya que de corregirse más podríamos irnos a visitar la parte baja del canal bajista de nuevo, anulándose todas las señales positivas que vimos ayer.


Si nos fijamos en el gráfico de 30 minutos, vemos que la clave estuvo en las cercanías de la resistencia que teníamos marcada en los 2.856. Ahí pareció formarse un posible doble techo hasta que justo antes de que abrieran los americanos pareció anularse la figura al romperse por arriba. Sin embargo, la vela que nos quedó fue una perfecta estrella fugaz en zona de resistencia, lo que indicaba un tramo a la baja, como así fue. Para mañana nos vamos a fijar, primero en los mínimos de hoy en la zona de los 2.670 – 2.685. Si se pierden, siguientes niveles en los 2.652 y 2.586. También vamos a fijarnos en las directrices marcadas en verde que hoy nos han dejado resistencia y soporte en el intradía.


Mañana es de esperar que abramos a la baja, y dependiendo de hasta donde lleguemos en esa bajada, podremos estimar si vamos a continuar a corto con el rebote iniciado ayer o no. Por ello, seguiremos con mucha precaución intentando no oír los cantos de sirena que pretendan confundirnos. Mientras no perdamos los niveles señalados, somos optimistas a corto. Pero seguimos con la vista puesta en los vencimientos del viernes, ya que ya sabemos la manipulación que existe en esos momentos.

Y recordemos que Zamora no se tomó en una hora y que seguimos en una tendencia bajista de largo clara a pesar de este rebote. Además, si nuestro escenario fuera correcto, la subida que nos quedaría antes de volver a bajar no sería ya demasiado elevada desde los máximos de hoy (no llegaría al 10%). Pero trataremos de ir revisando nuestro escenario a medida que vayan pasando las sesiones.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico