0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Durante los últimos meses hemos podido leer gran parte de artículos en los que se criticaba a Ben Bernanke porque no ha sabido tratar a los mercados como lo hacía su antecesor, Alan Greenspan. Éste sabía cómo controlarlos. Los mercados confiaban en él a pesar de sus mensajes encriptados.

Sin embargo, desde el comienzo de su mandato, Ben Bernanke no ha conectado con los mercados. Al principio porque sus comentarios eran demasiado directos, demasiado claros, sin importarle lo que los mercados pensaran. Así, cada vez que hablaba, los mercados caían. Ahora parece justo lo contrario, que sólo está pendiente de lo que los mercados quieren. Y resulta que tampoco gusta.

Hemos visto en las últimas semanas que, como consecuencia de las caídas, los mercados demandaban de la FED rebajas en los tipos de interés. Muchos han dicho que los mercados buscaban droga con la que calmar sus males y que Ben Bernanke era el camello que se la proporcionaba. Pero que, como todo drogadicto, los mercados siempre pedían más.

Y hoy se ha vuelto a ver lo mismo. La FED ha rebajado los tipos medio punto. Justo lo que descontaban los analistas. Esta rebaja se une a la de la semana pasada, con lo que en una semana los tipos han bajado en 1,25 puntos, una rebaja no vista en mucho tiempo. Y los mercados han recibido la noticia como el drogadicto que recibe una dosis de droga, con euforia. Una euforia que ha llevado a los índices americanos a subir casi un 2%.

Pero esta euforia ha durado muy poco. Los mercados se han girado y han comenzado a perder todo lo ganado, hasta cerrar en rojo el Dow Jones. El efecto de la dosis de droga ha durado poco. Y, lo peor de todo es que al camello ya le quedan pocas dosis más que poder repartir, porque la FED se está quedando ya sin poder de actuación en cuanto a bajada de tipos. Pero los drogadictos quieren más: Bear Stearns ya anuncia que piensa que la FED va a bajar un 1% los tipos en Marzo.

Además, la imagen que está quedando es la de un Ben Bernanke rehén de los mercados que les da lo que éstos quieren cuando quieren. Se le ha perdido el respeto y esto es una de las peores cosas que le pueden pasar a alguien en su puesto.

El dato de hoy del PIB americano en el 0,6% ha sido realmente malo. Recordemos que, técnicamente para hablar de recesión, el PIB debe ser negativo durante dos trimestres seguidos. Y una lectura del 0,6% se acerca ya al límite de lo negativo, y más viniendo de dónde venimos en el trimestre anterior.

Mañana tenemos el dato del paro en Estados Unidos en el mes pasado. Hoy el informe ADP de empleo (privado) daba unas cifras mejores de las esperadas, pero como mañana no se corroboren en el dato oficial, es mejor no pensar en las consecuencias…

El resultado de todo esto es que el Dow Jones nos ha dejado hoy una preciosa vela en forma de estrella fugaz y justo sobre la resistencia de los 12.500. Preciosa porque nos indica un rechazo muy fuerte a dicha resistencia y la impresión de que la tendencia alcista de los últimos días va a cambiar y vamos a bajar.


A todo esto, el Ibex nos ha dejado hoy un doji señal de total indefinición a la espera de la resolución de la FED. Habrá que ver cómo se toman los mercados asiáticos la noticia. Pero si siguen la tendencia de los americanos y se ponen a bajar, puede ser que mañana bajemos también nosotros bien, y la figura podría ser una estrella nocturna doji.


Pero no adelantemos los acontecimientos. Veremos cómo abrimos mañana. Dependerá de los futuros americanos (ahora bastante rojos) y de los mercados asiáticos. Pero hay que recordar que la resistencia de los 13.500 está ahí y es muy fuerte.

De momento, seguimos laterales, con un rango entre los 12.000 y los 13.500, que es muy amplio, pero cuyos límites son muy claros y muy claves. Depende de por dónde rompamos, tomaremos una dirección u otra.

Lo malo es que ya no confiamos en que Sylvester pueda rescatar a todos los atrapados en el túnel. Ya ha tomado todas las medidas que podía tomar. Ya ha hecho todos los esfuerzos que podía hacer. Ya ha quemado todas sus naves. Y parece que no ha servido de nada. Su margen de maniobra ya es muy pequeño.

Así pues, lo más lógico es que caigamos de nuevo hacia los 13.000 en un primer momento y luego hacia los 12.000, pero, tal y como están las cosas, ¿quién es capaz de hacer un pronóstico?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico