0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Después de una temporada sin escribir en el blog por una mezcla de falta de tiempo y de ganas, retomamos la actividad, aunque hemos de advertir que la actualización del mismo no será como antes, diaria, sino más bien esporádica.

El objetivo es intentar mostrar en momentos puntuales, y siempre que el tiempo nos lo permita (no, no es esto como una corrida de toros que se celebrará a las 5 de la tarde si el tiempo lo permite según se indica en los carteles, ni el tiempo al que nos referimos es el atmosférico, sino que hablamos de ese bien tan escaso en nuestros días que no nos permite hacer todo lo que nos gustaría y que hay que aprovecharlo al máximo so pena de arrepentirnos cuando éste se nos acabe), cuál es la situación en las bolsas y qué podemos esperar de ellas.

Hoy, en nuestra vuelta al blog, vamos a quedarnos con lo que nos es más cercano, con el Ibex, y especialmente vamos a quedarnos con el futuro pequeño, el mini Ibex. Después del tramo alcista que llevamos desde Marzo (tramo alcista que ha supuesto una gran subida desde mínimos) hemos llegado a los entornos de los 12.000, cota que se está resistiendo a caer con uñas y dientes.

Pues bien, la figura que se está formando es un claro triángulo ascendente, con resistencia en los entornos de los 11.915 y con soporte en la alcista que viene desde Julio, aunque si la apuramos un poco más, casi podríamos hacerla coincidir con la alcista que viene desde Marzo. Estas figuras sabemos que suelen ser figuras de continuación de tendencia, con lo que lo normal sería que se rompiera por arriba pero debemos andarnos con mucho ojo, no sea que la sorpresa venga por abajo y se rompa la directriz alcista haciéndonos volver a cotas bajas.


El pasado viernes, la figura que nos quedó fue una estrella vespertina justo en zona de resistencia, con la vela negra del viernes apoyándose en la directriz alcista. Esto parecía indicar que podría comenzarse un tramo a la baja, pero ya sabemos que debemos esperar confirmación a cualquier vela japonesa, aunque se trate de una estrella vespertina. Sin embargo, hoy esa confirmación no se ha dado y hemos subido con fuerza, acercándonos de nuevo a la parte alta del triángulo. Pero la estrella vespertina tampoco se ha anulado. Para ello, debe romperse el máximo de dicha estrella, y este máximo es justo la parte alta del triángulo.

Por tanto, seguimos con la incertidumbre y con el suspense. Parece que no se quiere romper ni por un lado ni por otro y, en estos momentos, lo mejor es esperar a que dicha ruptura se produzca. Se está llegando al vértice del triángulo y, por ello, el rango se estrecha. Lo más recomendable es aguantar a ver por dónde se rompe, eso sí, teniendo en cuenta que la tendencia alcista sigue vigente.

Si somos alcistas y venimos desde abajo, aguantaremos la posición mientras no se rompa con claridad la directriz alcista. Si, por el contrario, somos bajistas y esperamos que esta cota de los 12.000 aguante, abriremos posiciones cortas al aproximarnos a la parte alta del triángulo con stop loss en esa cota.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García

Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico