0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

En el vídeo anterior podemos ver como en un partido de la liga rusa, un espontáneo salta al terreno de juego y comienza a correr por el campo. Es entonces cuando un jugador del equipo visitante se dirige hacia a él corriendo y le placa con una fuerte patada.

Normalmente son los miembros de los cuerpos de seguridad los que se encargan de estos individuos, de tal forma que no puedan alterar más que lo necesario el desarrollo del partido, que no puedan poner en peligro a ninguno de los jugadores ni puedan realizar propaganda de ningún tipo. Pero, en este partido, al ver que ningún integrante de la seguridad del estadio hacía nada, un jugador decidió hacerlo por su cuenta.

Seguramente mucha gente piensa que obró bien: paró al espontáneo y evitó que pudiera hacer alguna locura, a la vez que ahorró trabajo a los policías. Otros pensarán que el jugador debe abstenerse de estas acciones y dedicarse solo a jugar, aunque debe ser complicado ver como un espectador se lanza al campo y no saber las intenciones que puede tener con relación a jugadores y árbitros.

Pues bien, el árbitro optó por amonestar con tarjeta amarilla al jugador ante su incredulidad. Él pensaba que había hecho lo correcto y, sin embargo, recibía una tarjeta amarilla. Habría que preguntarse qué parte del reglamente usó el colegiado para sacar la tarjeta amarilla, porque la patada fue sin balón y por detrás, por lo que, en caso de sacar tarjeta, la que correspondía era la roja….. Pero hubiera sido realmente curioso que le hubiera expulsado….

El mercado está actualmente viviendo una situación muy parecida. Y es que vemos cómo unos días se nos muestran una serie de peligros, mientras que otros vemos oportunidades claras. Y cuando actuamos en consecuencia, pensando que obramos bien, como el futbolista de la patada al espontáneo, resulta que llega el árbitro y nos saca tarjeta amarilla. Y, encima, lo que es peor no es la tarjeta amarilla, sino la cara de tonto que se te queda….

Y es que el viernes vimos como se rompían, por fin, los canales bajistas de todos los índices. Esto nos daba una señal clara de compra, aunque con las cautelas precisas, ya que cuando se rompe un canal bajista tan claro, lo normal no es lanzarse a un movimiento alcista, sino entrar en un lateral que hay que ver por donde se rompe.

Pero hoy el mercado ha sacada tarjeta amarilla a los que se pusieron largos el viernes tras romperse. Efectivamente, todo puede ser un movimiento de pull-back a la directriz rota, pero parece demasiado temprano cuando hemos visto una caída tan brutal.

Si nos fijamos en el mini S&P, dijimos que para dar por roto el canal íbamos a esperar a romper el nivel clave de los 1.253. Y este nivel se rompió el viernes y hoy se ha mantenido por encima en todo momento. Sin embargo vamos a ser muy cautos, porque la vela de hoy en forma de peonza junto con la vela del viernes podría indicarnos una parada en las subidas. Si mañana se forma una vela negra, bien podría formarse una estrella vespertina. Estamos aventurando mucho, pero ojo. De momento Apple ha dado resultados por debajo de lo esperado y se desploma en el after-hours un 11%, lo que puede arrastrar mañana a los índices.


Además, hay que tener muy presente al petróleo. Ya dijimos que el petróleo es el boss actualmente y que va a ser el que decida si podemos ir más para arriba o no. De momento rompió el canal bajista, y ya dijimos que lo normal sería un tiempo lateral entre los 120 dólares y los máximos históricos, pero parece que le cuesta bajar de los 130 dólares y hoy, ante las informaciones de una fuerte tormenta en el golfo de México y nuevas noticias sobre el conflicto iraní, ha vuelto a sobrepasar dicha cota. Dependemos mucho de lo que haga el petróleo. Si vuelve a irse hacia arriba, nos costará mucho seguir subiendo, por mucho que el sector bancario está recuperando posiciones, hoy tras unos resultados de Bank of America mejores de lo previsto. Y la figura que nos queda hoy, aunque no es muy ortodoxa, puede parecerse a una estrella del amanecer. Ojo si esto es así, porque podríamos ver nuevas alzas en los próximos días, lo que evitaría muy probablemente que continuara el rebote.


En cuanto al Dax, vemos como ha roto claramente el canal bajista, pero, de momento, no ha podido con los 6.470, que se corresponden con el 38,2% de Fibonacci de la última caída. Si esta cota se rompiera, nuestro siguiente objetivo estaría en los 6.615. Por debajo está muy claro el soporte clave en los 6.000.


Euro Stoxx también ha roto con claridad el canal bajista, pero hoy nos ha dejado un doji justo en zona de resistencias importantes, con la existente entre los 3.377-3.385 y el nivel del 38,2% de Fibonacci de la última caída en los 3.402. Esta vela nos indica que los alcistas no las tienen todas consigo a pesar de la rotura del canal. Habrá que estar muy atentos para ver si se puede romper esta zona de resistencias o si, por el contrario, hacemos un movimiento de pull-back a la directriz rota. Atención también a la vela de mañana, ya que podría darse el caso de que se formara una estrella vespertina.


Por último, tenemos al Ibex que también ha rota el canal bajista, pero aquí no se ha recuperado tanto como en otros índices, ya que el 38,2% de Fibonacci de la última caída aún está lejos, en los 12.220. Sin embargo, el freno está en los 11.937, mínimos de Enero y que parece que se están comportando como una fuerte resistencia. A muy corto vamos a fijarnos en dos cotas muy importantes. Por arriba esos 11.937 y la psicológica de los 12.000. Por abajo, los entornos de los 11.700, en los que hemos rebotado hoy.


La situación ha mejorado bastante con la rotura de los canales bajistas. Parece que hemos visto que se han formado unos mínimos que deberían resistir. Sin embargo, mucho ojo al petróleo sobre todo. Su correlación con las bolsas es ahora mismo fundamental. Se rompió su canal alcista y las bolsa rompieron sus canales bajistas. Pero una nueva escalada podría llevarnos a nuevas caídas. Por tanto, mucha atención y, sobre todo, precaución en nuestros movimientos. El árbitro está preparado para sacarnos la tarjeta amarilla en el momento en el que nos confundamos en nuestras operaciones. La tendencia bajista de corto se ha roto, pero no así la de medio y largo plazo. Para ello habría que romper nuevos niveles de importancia.

De momento, quedémonos con lo positivo, que es la rotura del canal bajista. Y atención a la sesión de mañana para ver si se confirma el inicio de un movimiento bajista que muy bien podría ser un pull-back antes de poder intentar volver a subir de nuevo. Y si mañana no se confirma este movimiento, será importante ver si rompemos nuevas resistencias. Pero atención que el mercado está muy peligroso y en el momento en el que pensemos que obramos bien porque el movimiento nos parece claro, cualquier detalle nos puede llevar a que el árbitro nos saque la tarjeta.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico