0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Ese es el título de una película protagonizada por Sylvester Stallone en 1996. En ella, se produce un grave accidente de tráfico en el túnel que une Manhattan con Mueva Jersey que provoca una devastadora explosión. Muchos de los usuarios del túnel que iban en sus coches mueren, mientras que otros quedan atrapados.

Los servicios de emergencias no logran encontrar un plan adecuado para salvar a esas personas que están atrapadas, y tiene que ser Sylvester Stallone el que se meta en el túnel para intentar ayudarles. Allí tiene que hacer frente a nuevas dificultades, como son la inundación del túnel (ya que se encuentra debajo del río Hudson). Pero al final logra salvar a la mayoría de los atrapados.

Pues bien, nuestras bolsas llevaban unos años circulando muy tranquilas, con subidas elevadas, acordes a unas economías más o menos boyantes. Tocaba cruzar el río, y se metieron en el túnel como venían haciendo desde hace varios años… Sin embargo, esta vez no todo iba igual. Varios grandes camiones propiedad de los sectores inmobiliarios y bancarios iban a demasiada velocidad y el choque era inevitable, ante la pasividad e incluso complacencia de las autoridades competentes (que habían ido subiendo los tipos de interés seguramente en exceso).

Pues bien, el accidente se produjo y sus consecuencias han sido devastadoras. Afectó tanto a los grandes camiones de los sectores inmobiliarios y bancario como a los pequeños utilitarios de los particulares (propietarios de pisos que no podían pagar, empleados de compañías afectadas en los accidentes que son despedidos, etc).

Y aquí es donde los servicios de emergencias y las autoridades empezaron a aplicar sus planes de urgencia. El Gobierno adopta medidas para ayudar a los heridos, la FED empieza a bajar tipos…En un momento dado (la última reunión de la FED), deciden una operación de rescate muy conservadora (bajan los tipos solo un 0,25%). Y muchos Sylvester Stallones se dan cuenta de que así no se conseguirá salvar a los accidentados.

Los datos empiezan a dar la razón a Sylvester Stallone. El índice ISM manufacturero en EEUU baja por debajo de 50, el dato de empleo de Diciembre sale muy malo… Muchos de los indicadores nos dan idea de la gravedad de la situación.

Y hoy hemos visto que los atrapados en el accidente están en más peligro de lo que pensábamos… Citigroup presenta unas pérdidas monstruosas… El dato de ventas al por menor sale peor de lo esperado… Una de las autoridades más competentes en la materia pronostica que es muy probable la recesión si es que ésta ya no se está produciendo (Alan Greenspan)… El índice Empire State de Nueva York por debajo de los previsto… El indicador ZEW de Alemania por debajo de lo previsto…. Y para traca final, los resultados de Intel por debajo de lo previsto…

Por tanto, se trata de montar una operación de rescate arriesgada para salvar a los atrapados. Lo único que nos queda por saber es si habrá un Sylvester Stallone que se atreva a meterse en el túnel aún a riesgo de su vida y pueda salvar a todo el mundo…

Porque la gente que está atrapada siente el pánico ya. El agua empieza a subir de nivel, no encuentran salida y ven que las ayudas que les dan no sirven para salvarse…

Y así están los mercados actualmente. Con pánico. Viendo que todo está empeorando y que los planes de rescate que se han adoptado, no sirven de momento para mucho… Y esperando a que Sylvester Stallone entre en el túnel y les salve…

Muy bien podría suceder que el pánico siguiera hasta que Sylvester Stallone entre en el túnel… Y esto puede que no se produzca hasta que la FED se reúna y adopte las medidas que considere oportunas el día 30. Mientras tanto, es muy posible que la situación no mejore, a menos que la FED adelante las medidas y baje los tipos antes de su reunión.

Y esta vez no pueden tomarse medidas como las de la última reunión. Los tipos de interés deben bajarse de manera considerable para poder rescatar a los atrapados, aún a riesgo de que la inflación suba.

Porque muy bien podría pasar que, si los atrapados no ven que los tipos se bajan de manera considerable (se habla ya de que deberían bajarse en 0,75 puntos), Sylvester Stallone no consiguiera salvarles y el pánico continuara…

Por tanto, y mientras Sylvester Stallone no actúe (la verdad es que es un poco fuerte la comparación Sylvester Stallone-Ben Bernanke, pero es lo que hay), cabe esperar más escenas de pánico en el túnel.

No cabe hacer hoy ningún análisis técnico. Ni hablar de soportes ni de puntos de rebote… En situaciones de pánico, hay que tomar decisiones arriesgadas y no valen los métodos habituales. Por tanto, es muy probable que el Ibex se nos vaya al 13.600 de un tirón (y puede que más abajo) a la espera de que Sylvester Stallone nos salve.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico