3 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 2 LinkedIn 1 3 Flares ×

Sabes que el petróleo se almacena en forma de yacimientos en el subsuelo terrestre y que para extraerlo hace falta un proceso de perforación para crear un pozo petrolífero. Éstos pueden tener una profundidad de apenas unos cientos de metros (los pozos iniciales, cuando se empezó con su extracción) a varios kilómetros, incluso más de 10 (a medida que las reservas van agotándose hay que ir a buscar más profundo).

Pues bien, parece que el petróleo quiere volver a sus orígenes, al menos en cuanto a su precio: puedes ver día a día como cae sin parar, lo que le puede llevar a niveles de subsuelo nunca vistos. Todo el mundo se está preguntando hasta dónde puede llegar la caída. Y muchos están buscando un suelo intentando buscar un fuerte rebote que lleve al petróleo a niveles de no hace tanto tiempo.

Sin embargo, mi experiencia me dice que es muy peligroso ser un buscador de suelos o techos. Y si se consigue encontrarlo, hay que protegerse siempre con un stop creciente por si acaso ese suelo no es sino un suelo temporal y el rebote es sólo el anticipo de una caída mayor.

Ya sabes el dicho: No hay que tratar de coger el cuchillo mientras cae.

El 8 de diciembre te puse un análisis que indicaba la posibilidad de que el petróleo estuviera haciendo una pauta terminal desde el máximo de 2014, lo que pudiera dar un rebote muy importante cuando esta pauta acabara. Pero para eso habría que romper la cuña por arriba y no perder el 31,16.

Y todo eso no se ha cumplido. El crudo ha perdido ese mínimo y, por supuesto, no ha roto la cuña por arriba. Eso significa que, o bien el recuento es bueno pero la pauta terminal no era correcta y aún se sigue en una onda 3 dentro de esa pauta, o bien es que el recuento es erróneo y hay que buscar otro.

Te voy a contar las dos posibilidades. La posibilidad de que el crudo pueda seguir bajando un poco antes de hacer un rebote mínimo hasta los 44 para luego caer de nuevo y acabar con la pauta. Y la posibilidad, mucho más terrible para los buscasuelos de que el petróleo se vaya irremisiblemente a los 18 dólares o menos.

Vamos con ello. Vamos con los gráficos y esas dos posibilidades.

Lo primero que te tengo que decir es que para tener claro cuál es el recuento más fiable habría que tener un histórico del precio del crudo desde sus comienzos. Pero Visual Chart solo ofrece datos desde 1983. Y también tengo que decirte que voy a usar el precio del crudo, el crude oil. Así pues, si estás operando con el Brent, por ejemplo, tenlo en cuenta. Estos análisis están basados en el crude oil y los precios que se usan son los de este activo.

Escenario 1 Petróleo

Este escenario está basado en el mismo que te mostré el 8 de diciembre, pero corrigiendo la posible pauta terminal que parecía estar haciéndose. Desde el máximo de 2008 se estaría haciendo un ABC, habiéndose hecho la onda A en el mínimo de 2009, luego una onda B hasta el máximo de junio de 2014 y ahora se estaría haciendo una onda C.

Gráfico Crude Oil desde 2008

Gráfico Crude Oil desde 2008

En esa onda C hay que descartar la pauta terminal que te mostré en ese análisis del día 8 de diciembre. Pero podría ser que la onda 1 y 2 fueran las mismas que entonces pero que ahora se esté en la onda 3. Como sabes, dentro de una pauta terminal las ondas impares en lugar de ser impulsivas deben de ser correctivas. Y la forma de la caída desde el final de la onda 2 lo sería.

Por eso, habría que ver hasta dónde llega la 3, esperar que termine y ver si se produce un rebote más corto que la onda 3 y que alcance, al menos, los 44 dólares para solapar con la onda 1. Eso sería una onda 4 para luego hacer una nueva onda 5 abajo. Deberías poder trazar una nueva cuña bajista cuando se acabe la onda 4.

Lo normal es que la onda 3 de una pauta terminal sea igual al 61,8% de la onda 1. Y eso daría un objetivo para la onda 3 por los 22,20 dólares. Es decir, que entonces aún debería quedar caída antes de que la onda 4 comenzara y se fuera a buscar esos 44 dólares. Sería un buen rebote, ¿no te parece? Y debería ser un rebote corto en el tiempo, más corto que lo que tardara la onda 3. Pero después vendría una onda 5 abajo

Según Neowave, cuando una onda B dura mucho más que la onda A, la onda C suele durar lo mismo que la mitad de la suma de tiempos de onda A y B. Eso daría de margen para finalizar la onda C, para finalizar la 3, la 4 y la 5 hasta mayo de 2017.

Escenario 2 Petróleo

El anterior escenario tiene un inconveniente. Un inconveniente que ya me llevó en su día a cuestionar ese recuento. Pero no había encontrado nada mejor que pudiera explicar el comportamiento del crudo. Ese inconveniente es que la onda B dura mucho más de 7 veces la onda A. Y cuando eso pasa hay que pensar que el recuento no es bueno.

Pero para confirmar este otro escenario que te voy a mostrar habría que tener un histórico de más tiempo. Aunque el crude oil como activo pueda llevar menos tiempo, el petróleo se lleva vendiendo desde hace muchísimos años. Y todo ese período que no sale en este gráfico es lo que se necesitaría para confirmar este escenario.

Sin embargo, te voy a mostrar un posible recuento alternativo que explicaría muy bien esta caída. Y que llevaría a pensar en más caídas y no a buscar un suelo, al menos de momento.

En el gráfico desde 1983 parece que se ha formado un triángulo hasta el mínimo de 2001. Podría ser una onda 4 dentro de un recuento de más largo plazo, pero esto es solo una especulación al no tener más datos previos. Y desde la finalización de ese triángulo en noviembre de 2001 se habría estado haciendo un impulso final en forma de pauta terminal.

Gráfico Crude Oil desde 1983

Gráfico Crude Oil desde 1983

Una onda 1 hasta el máximo de 2003, luego una 2 rápida, más tarde una 3 al máximo de 2008 y máximo histórico para después caer con fuerza y rápidamente al mínimo de 2009 en lo que sería una 4 dentro de esa pauta terminal. Y como tal, habría solapado con la onda 1.

Después habría venido una onda 5 que habría acabado en un triángulo final y en un gran fallo. Eso explicaría la virulencia de la caída actual y que se haya corregido por completo la onda 5 en menos tiempo del que tardó esa 5 en formarse.

Las piezas encajan, a pesar de que la pauta terminal no puede mostrar una forma de cuña y de que la onda 3 sería la extendida, que no es lo habitual en estas pautas. Pero las ondas impares parecen correctivas, las ondas pares que las corrigen duran menos, hay solape entre la 1 y la 4, se romper la 2-4 más deprisa de lo que se hizo la 5…

¿Y en qué se traduciría esto? Pues en que hay que corregir la pauta terminal por completo en la mitad o menos de tiempo que tardó en desarrollarse. Y eso significa que hay que alcanzar los 17,10 dólares antes de octubre de 2020.

Sí, parece muy allá en el tiempo. Pero ese es el límite de tiempo. Podría ser que se alcanzara mucho antes. Y aunque hubiera un rebote pronto debería seguir con la caída para llegar a esos 17,10 dólares. Además, ten en cuenta que si esta caída fuera una onda A, si tuviera que venir ahora una B y luego una C, como esta caída parece correctiva, la onda B debería alcanzar el 61,8% de la A al menos y durar también como poco lo mismo. Y es muy complicado que se vaya a rebotar hasta al menos los 78 dólares dentro de esa onda B para luego caer hasta los 17 y todo eso en 4 años. No hay casi tiempo material para cumplir todas las reglas de Elliott.

Por ello, aunque se pueda hacer un rebote no debería ser una onda B, sino una parte de esta caída que lleve a esos 17,10 antes de 2020. Por ello, de haber un rebote pronto, no debería llegar ni por asomo a esos 43 dólares y sería una gran ocasión para seguir con los cortos hasta esos 17 dólares.

Foto Ray Bodden/ Flickr Creative Commons

3 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 2 LinkedIn 1 3 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico