1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 LinkedIn 0 1 Flares ×

En el artículo anterior expuse las posibilidades más probables de la estructura que lleva desarrollando el Ibex desde 2008. Ahora vamos a disminuir el zoom todavía más y vamos a examinar el índice en toda su historia como tal, a ver si nos puede dar alguna pista adicional, pensando quizá más en la viabilidad de invertir (y no especular) en una cartera a muchos años vista.

Para hacer esto, necesitamos pasar al gráfico semanal como poco, e inevitablemente tenemos que trabajar con el gráfico semilogarítmico y no con el lineal. Las diferencias entre uno y otro llegan a ser aquí abismales. De hecho, las conclusiones en caso de trabajar con un gráfico lineal serían completamente diferentes a lo que vamos a ver.

Gráfico histórico del Ibex en escala LINEAL.

En el gráfico lineal parece que solo cuenta lo que ha hecho el Ibex desde el año 2000. Todo lo acontecido en los 90 es un movimiento al alza acelerado sin ningún interés, incluso pequeño en comparación con lo siguiente. Pero en el semilogarítmico en cambio se observa que el índice cuando creció de verdad fue en los años 90, y que desde entonces todo lo que ha hecho es un lateral muy prolongado en el tiempo.

Gráfico histórico del Ibex en escala SEMILOGARÍTMICA.

Zona Años 90

Si se observa esta zona de la gráfica, lo primero que llama la atención es la aceleración que va sufriendo el índice al alza desde el mínimo del año 92. Tras una bajada muy vertical ese año (más de un 35%, casi nada) hay un primer tramo grande al alza, pero bastante lento (comparado con esa bajada previa). Luego se corrige y se produce otro tramo alcista hasta un nuevo máximo, con una pendiente similar al anterior. Por último hay una muy pequeña corrección en el verano del 96 y desde ahí el índice despega, literalmente. El momentum desde ese verano es infinitamente más potente y sostenido que el de los tramos previos. ¿Qué nos dice esto? Pues que realmente el inicio de la onda alcista de largo plazo debe de estar en ese punto.

Zona de arranque del Ibex en los años 90. Se marcan los principales máximos y mínimos absolutos. El verano del 96 marca la ruptura del rango.

He visto multitud de recuentos que tratan esta zona como una onda 1 y una onda 2 de un impulso, pero eso no se sostiene. A la onda 1 le faltaría momentum, y la estructura de la onda 2 sería imposible para una onda 2… si es que se pone el final de la onda 2 en ese verano del 96. Porque también los he visto poniendo el final de la onda 2 en el año 95 y desde ahí las ondas i y ii de una onda 3. Eso tampoco hay por donde cogerlo: implica que la onda ii es solo la corrección de verano del 96 (absurdo en tiempos), o que la onda i subdivide en un abc enorme, con una b más grande que la onda i… En este esquema entonces, la onda 3 no es capaz de retroceder entera a la onda 2 en menos de lo que duró la onda 2 (vaya fuerza entonces, ¿no?). Y luego la onda 3 es tan grande y dura tanto, que no tiene correlación con las ondas 1 y 2.

No, el recuento falla de raíz. El momentum debe ser lo que nos guíe hacia la probabilidad máxima de recuento acertado, y aquí parece claro que la onda alcista de verdad empieza en el verano del 96. De acuerdo con esto, no es difícil encontrar el recuento que probablemente encaja con toda la zona previa hasta ese año 96: un triángulo contractivo running. Se solapan B y D, alternan bien entre ellas, las ondas impares son cada vez más pequeñas, y el escape rompe la B-D a tiempo para irse al cielo. Esto también nos dice que el triángulo no puede ser restrictivo: no es ni una onda B ni una onda 4. Definitivamente tiene que ser un triángulo de suelo, probablemente una onda Y u onda Z de una onda compleja bajista que debería haber existido virtualmente con anterioridad. Como no sabemos la estructura que tendría el Ibex de haber existido antes, tenemos que suponer que sea así. De hecho, la onda A de ese triángulo seguramente tendría un suplemento de precio desde un máximo previo, aunque solo tenemos el dato de que el máximo previo desde que el Ibex existe estaba en 3.042c. Aun así, suficiente para obtener una onda A más grande que la onda C y cumplir las premisas del triángulo.

Pauta más probable del Ibex en el arranque de inicios de los 90: un triángulo running como onda Y o Z final de un tramo bajista virtual previo.

Hay otra posibilidad para este triángulo, que no altera en absoluto el análisis a partir de aquí, pero es importante para el tema de las relaciones de tiempos entre ondas. La variación es sutil, no obstante, de modo que solo la comentaré en el apartado final de este artículo.

Desde ese punto final del triángulo tenemos un escape que no parece impulsivo. ¿por qué? Pues porque todas las correcciones relevantes solapan entre sí. No es posible encontrar una onda 2 y una onda 4 suficientemente distanciadas entre sí y que duren más que sus ondas 1 y 3 respectivamente. Tampoco tenemos una onda extendida. Desde luego no se puede pensar en una Pauta Terminal (PT) como escape del triángulo previo, aunque solo sea porque la palabra lo dice (“Terminal” no puede ser el inicio de nada) y porque luego no se ha vuelto por estos niveles en el resto de la historia del Ibex; de modo que no se habría retrocedido nunca la PT, ni a tiempo, ni tarde. En definitiva: no hay impulso. Incluso puede pintarse una alcista que canaliza por debajo el movimiento al alza, apoyándose en al menos 3 puntos y con pullback final al romperse, y eso no es nada impulsivo sino todo lo contrario.

Zona Años 2000

En esta zona, tenemos un tramo correctivo bajista que corrige al escape del triángulo previo (escape que no finaliza hasta la zona del año 2000-2001, dado que, como puede verse, la directriz C-E del triángulo, si se prolongase, no se rompería hasta ese año). A partir de ahí, empieza una corrección bajista. El análisis de momenta nos vuelve a decir que en el mínimo absoluto de dicha corrección, en los 5.267c, no puede acabar la onda bajista. No puede ser que se haga un tramo final bastante vertical y luego se tarde tanto en retroceder ese tramo final con el inicio de la onda siguiente. Más aún cuando dicha onda es la que luego lleva al índice a máximos históricos en los 16.000. Pero en este caso es fácil ver la solución: trazamos la alcista de ese tramo hasta los 16.000 y vemos que se hace una primera tangencia en el mínimo de agosto de 2004. Y luego no se vuelve a romper la directriz hasta el año 2006, incluso en falso porque luego se vuelve a meter por encima y sigue ascendiendo. Debemos deducir que la onda alcista empieza realmente en ese mínimo de agosto de 2004. Estudiando los rangos, solapes, canalizaciones, tiempos y momenta de toda la zona, la solución más probable es que se tenga un triángulo contractivo de tipo no-restrictivo entre el final de la subida desde los años 90 y el inicio de esa onda alcista en 2004. Es un triángulo contractivo de alternancia normal, no un triángulo neutral; por lo tanto, canaliza exteriormente, por B-D, y en este caso, por C-E. El momentum del escape se mantiene hasta mucho después, haciendo un máximo por encima del máximo de la onda A (suplemento de precio incluido), lo que valida el triángulo.

Zona primeros años 2000 del Ibex. Aparece la alcista de apoyo del tramo de los 90, así como el triángulo Punto Com cuyo escape lleva a máximos históricos.

De modo que lo más probable es que la corrección a la onda alcista de los años 90 sea este triángulo de las Punto Com. A partir de ahí, el precio se vuelve a disparar hasta los máximos históricos, y entonces enlazamos con el artículo anterior. Donde, si recordáis, comentaba la posible existencia de un triángulo expansivo corrector en todo lo alto de la zona de los 16.000, y luego un final en fallo. Es decir, esta zona tampoco puede verse como un impulso. Demasiada linealidad, y encima viene de un triángulo previo que no es restrictivo (luego no puede ser ese triángulo una B y esto una C, por ejemplo). No habría onda extendida, las correcciones no durarían lo suficiente (o durarían mucho)… En conclusión, este tramo hasta el máximo histórico también es correctivo.

Es importante ver en esta zona que, calculado en el gráfico semilogarítmico, el triángulo Punto Com no llega a superar el 61,8% de retroceso sobre toda la subida de los 90, triángulo inicial incluido. Solo se supera un poco el 38,2% de retroceso, pero el 61,8% está en 3.908c y se queda muy abajo en todo momento. También hay que tener en mente que el triángulo completo dura bastante menos tiempo que la subida de los 90, solo un poco más de 2/3.

Recuento Global

Visto todo lo anterior, la solución parece clara. La pauta desde los años 90 hasta los máximos históricos del Ibex sería un WXY, con la X en triángulo y la Y que no supera siquiera el 38,2% Fisher de la W. Podemos trazar la 0-X aparente de este WXY y vemos que se corta en menos tiempo que duró la Y. Sin embargo, no se llega a retroceder entera la Y posteriormente, puesto que desde el año 2008 no se ha llegado a bajar de los 5.267c mínimos de la burbuja Punto Com. Además, desde el año 2008 tampoco se ha retrocedido siquiera el 61,8% de la subida completa de este WXY, desde los 1.862c de 1992 hasta los 16.040c de 2007. Ese nivel está en 4.238c; es decir, muy lejos de los niveles actuales. Sí que se ha bajado del 38,2% de esa subida, nivel que se sitúa en los 7.046c, pero no se ha ahondado mucho más allá.

Recuento completo global hasta los máximos históricos, en WXY.

En tiempos, el WXY duraría 608 semanas. Lo que llevamos desde entonces hasta enero de 2017 dura en torno a las 450 semanas; es decir, algo más de un 70% de duración respecto a la subida previa.

Esto nos deja abiertas las puertas a dos opciones.

  • Opción 1: el WXY es una onda (W) de grado mayor, y desde entonces -2008- se está haciendo una (X) correctiva. Esta (X) tendría la estructura de las opciones que hemos comentado en el artículo anterior: un zig-zag o bien una diamétrica en diamante. Todo encaja muy bien, dado que ha corregido menos del 61,8% a la (W) previa, no ha retrocedido entero el último tramo de la (W), se ha quedado en un lateral en la parte alta de la (W)… Sin embargo, tiene un par de inconvenientes.
    • El primero, que empieza a durar demasiado para ser una (X). Si en los próximos meses el Ibex no da muestras claras de salir del rango desde 2009 y sigue desarrollando esta corrección, estrictamente habría que concluir que no puede ser una (X). La igualdad de tiempos que haría descartar el recuento se cumple en enero de 2020. Aun así, el hecho de que dure más de 2/3 del tiempo total de la (W) ya debe hacernos recelar de esta posibilidad, aunque no desecharla completamente.
    • El segundo problema es que la onda resulta muy compleja. A simple vista se puede observar que lo que tenemos desde 2008 tiene múltiples solapes, muchas patas. Es una figura altamente subdividida comparada con los movimientos anteriores. Esto no es bueno para una onda X, cuya complejidad debería ser siempre mínima, comparable solo con la complejidad de las patas internas de la W previa.
  • Sin embargo, existe una variación de la opción anterior. Todo el problema puede venir de no saber qué habría hecho el Ibex de haber existido en los años anteriores al 91. No descartemos que ese triángulo running inicial sea a su vez una onda X de una W anterior, y que todo el WXY fuera la Y de esa pauta. Incluso puede que el triángulo running fuera una X, la subida hasta el año 2001 una Y, el triángulo contractivo de las Punto Com una X’ y la subida hasta máximos históricos una Z. Al fin y al cabo, los dos triángulos no solapan entre sí; podría ser todo una triple combinación virtual. No tiene mayor trascendencia respecto a la solución de la Opción 1 original planteada, pero sí que esto solucionaría el problema de la duración de la (X) desde 2008, y además aumentaría la complejidad de la subida (W) de cara a compararla con esa (X). De ahí que la opción 1 no sea descartable del todo aun cuando se sobrepasen los tiempos mencionados. La onda (X) actual quedaría de hecho con un retroceso bastante inferior al 38,2% de la (W), dado que hay que suponer que esta (W) tendría un inicio mucho más abajo que el mínimo del año 92.

    Recuento global alternativo hasta los máximos históricos, en WXYX’Z.

  • Opción 2: vistos los inconvenientes de la opción 1, la otra posibilidad viable es que el WXY sea una onda A correctiva, y lo que se desarrolla desde 2008 una onda B. Esta onda B no ha retrocedido mucho más del 38,2% a la A, pero sin embargo dura bastante. A priori esto apunta al desarrollo de una diamétrica en diamante que duraría probablemente más que la vida física de cualquiera que lea esto ahora. Para ser buena, la onda B debería durar más que la A (no es imprescindible, pero esto obligaría a que la C entonces sí que durase más que la A y no es lo habitual), más aún considerando la complejidad de esa onda B. La onda C posterior nos daría un nuevo máximo por encima de la A; es decir, nuevos máximos históricos. El gran inconveniente de esta opción es que, para ser una onda B, no ha llegado a validar el último tramo de su onda A correspondiente, ya que no se ha retrocedido entero ese último tramo en menos tiempo de lo que duró ese tramo.

En los dos casos anteriores, el análisis apunta a un nuevo tramo alcista importante una vez acabe la corrección desde 2008. En la opción 1 existe siempre la posibilidad de tener una (Y) en fallo. Todo dependería de la estructura que estemos haciendo desde 2008; si es el zig-zag, el fallo está permitido; si es la diamétrica, no podría haber fallo y la (Y) posterior tendría que dar un nuevo máximo por encima de los 16.040c.

En la opción 2 se debería hacer un nuevo máximo por encima de los 16.040c para ir fabricando la estructura de la diamétrica en diamante de duración secular. La onda C duraría bastantes años.

De modo que es esperable un movimiento de retorno a los 16.000 puntos que empezaría dentro de pocos años. Lo importante entonces sería averiguar con la mayor antelación posible cuál es la pauta real de la corrección desde el año 2008 para obtener el mejor punto de entrada para una cartera de largo plazo. La rotura de la directriz de esa pauta debería ser el “trade del siglo“.

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 LinkedIn 0 1 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (6 votos, media: 4,67 de 5)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
Escrito por Doctor Triángulo