0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Con el permiso de Psico, voy a hacer una revisión de los recuentos de medio y largo plazo del Ibex, dado que hay una incongruencia manifiesta entre la idea que manejaba hasta ahora (que hubo un impulso bajista en agosto de 2015 como onda A de un zig-zag que requiere de una onda C final para terminar la pauta) y el comportamiento del Ibex desde entonces (ha pasado demasiado tiempo ya y la onda C no termina de arrancar). Si el precio parece estar haciendo otra cosa respecto a lo previsto, es mejor no empeñarse en una idea y revisar los análisis previos a fin de hallar nuestros posibles errores.

Esto implica que hay que hacer una revisión a fondo de la estructura desde 2015 y ver cómo vuelve a encajar en un todo compacto, incluyendo la posibilidad de ver el ajuste de la pauta desde 2007/2008.

Pauta de noviembre/diciembre de 2016

La caída desde la zona del lateral de distribución de máximos de finales de octubre es muy extraña. Tiene unos movimientos muy bruscos, seguidos de un lateral eterno, y al final un nuevo movimiento brusco previo a la subida vertiginosa de diciembre. De hecho, en los recuentos que llevaba hasta ahora no he sido capaz de explicar satisfactoriamente qué es la espiga final que se hizo el día 5 de diciembre con el referendum italiano. Es posible que hayáis visto en diversos sitios que la catalogan como una onda 1 de un impulso que sería la subida hasta ahora o hasta el máximo de 2016. Pero eso no puede ser válido. ¿Cómo se relacionaría entonces la onda 2 con la onda 3? Desde luego en precio no, porque la onda 3 sería muchísimo más grande que la onda 2, mucho más de 3 veces su rango. Y en tiempo tampoco, porque la subida posterior dura al menos 10 veces lo que esa supuesta onda 2. Luego hay que concluir que las supuestas ondas 2 y 3 no son del mismo grado y grupo. Aparte del tema de la canalización, puesto que la directriz 0-2 cortaría a la onda 3 antes de haber terminado esta última, lo cual indica que el momentum de la onda 3 es erróneo para una onda 3.

Zona de cotización noviembre-diciembre 2016. Recuento interno mantenido hasta ahora. En rojo cursiva, recuento erróneo de impulso.

Hay que buscar otra solución. La más natural es que esa zona de abajo antes de arrancar la supuesta onda 3 sea en realidad la parte final de la onda previa bajista, que acabe en fallo en el punto /2/. Pero aun así, ese movimiento vertical del día del referendum italiano no encaja de ninguna manera como una onda X de grado mayor, y para que esto sirva tal cual está, debería serlo. Esto es así porque su tamaño es mayor que cualquier subonda o pata de todo el lateral previo; pero por el contrario, su duración es ridícula para ser considerada como una onda X de grado mayor, dado que dura menos que la pata W, la pata X o la pata Y de la bajada desde el día 8 de noviembre.

Bueno, pues una posible solución es que esa espiga del día italiano no es una onda X, sino una pata par de una Pauta Terminal (PT). Si por algo se caracterizan las patas pares de las PT es por su elevado momentum y su mínima duración respecto a la pata impar a la que corrigen. Son un hachazo a la cotización en toda regla, especialmente en las PT de 1X. Bien, entonces, ¿cómo encaja que esa espiga sea una pata par de una PT? Podría ser una onda 4. Encaja perfectamente, puesto que a su vez la onda 2 sería la subida de las elecciones USA, que también fue otro hachazo en toda regla al precio. De hecho, encaja bastante mejor esta solución en esa zona que el que esa subida sea una especia de “monoonda” Y tras una W lenta y cansina en máximos de octubre.

¿Cumple esta PT las características de una PT? A priori sí. Tendría que ser de 1X porque la onda 1 sería la extendida, la mayor de las impares. El recuento propuesto entonces, así como la cuña de canalización serían los del siguiente gráfico.

Posible PT del Ibex en noviembre/diciembre de 2016.

La onda 2 retrocede a la onda 1 más del 61,8% marcado. Neely dice sobre la onda 2 que en las PT de 1X debe retroceder a la onda 1 “no mucho más del 61,8%“. Podemos darlo por bueno, viendo que además la parte que sube hasta el máximo de la onda 2 es una spike de muy escasa duración. Vemos que la onda 2 dura bastante menos que la onda 1. Que la onda 3 tiene mucho menos momentum que la 2, y que a pesar de que retrocede entera a la 2 para hacer un mínimo inferior a la 1 (imprescindible, la onda 3 no puede dar fallo nunca) no la retrocede en menos tiempo que duró la onda 2. De hecho la onda 3 dura una vida entera, y luego la onda 4 retrocede un poco más del 38,2% a la 3, durando muchísimo menos que ella (muy característico de las PT, la diferencia abismal de tiempos entre ondas pares e impares). Imprescindible: la onda 1 y la onda 4 solapan adecuadamente. Por último, la onda 5 en fallo que retrocede al menos un 38,2% a la onda 4. Podemos trazar una directriz 2-4 limpia, que se rompe a tiempo una vez acabada la onda 5; y para validar la PT, toda la Pauta se retrocede entera en menos de la mitad de tiempo que duró toda la PT.

Entonces parece que todo cuadra: la onda de subida realmente empieza donde ya sabíamos, en el punto 5; pero es que así la zona de las ondas 4 y 5 tiene la única explicación válida que se me ocurre sin pasarse las reglas por el forro. Es curioso que las 2 espigas ondas pares de la PT coinciden con los 2 acontecimientos de volatilidad de esos días: las elecciones USA y el referendum italiano, si bien el grado de importancia de las primeras parece ser mucho mayor que en el segundo caso. De aquí se deduce otro detalle a recordar: en ondas de gran TF, estas patas de hachazo suelen coincidir con hechos puntuales que provocan gran volatilidad.

En definitiva, tenemos un recuento muy viable para toda esta zona, y vamos a ver si podemos encajarlo en un recuento de grado mayor. Porque lo que está claro es que si esto es una PT, solo puede ser una onda 5 o una onda C. Son las únicas posibilidades.

Pauta desde el Brexit

Hasta ahora la onda bajista del Brexit ha resistido cualquier intento de encajarla en un recuento de forma definitiva. Hasta ahora pensaba que tenía que ser una onda X grande de una doble o triple tres de mucho mayor plazo, pero vamos a ver si existieran otras posibilidades que sean coherentes con lo que podemos dar por válido en toda esta zona.

Si de algún recuento estoy seguro en el Ibex, después de que la bajada de agosto de 2015 fue un impulso bajista, es de que en esta zona existen 2 diamétricas enlazadas una a continuación de la otra. Es la única forma de explicar todos los movimientos existentes entre julio y octubre. De hecho, por la forma de enlazarse además, solo pueden ser una onda W y una onda X. La segunda diamétrica valida la primera; pero sin embargo vuelve a meterse dentro de la directriz de validación D-F de esa primera diamétrica, sin haberle hecho un nuevo mínimo a la primera diamétrica (porque para ello tendría que haber hecho mínimos anuales). Eso es signo de W-X. De modo que después viene una onda Y.

Zona del Ibex desde el Brexit hasta diciembre de 2016.

Ahora bien, ahí tenemos dibujada también nuestra posible nueva PT. Por aquí no hay ningún impulso en desarrollo que venga de antes, y menos teniendo ahí la onda del Brexit que no parece encajar con nada normal y muy especialmente con un impulso. Lo cual implica que no es posible que esta PT sea la onda 5 de nada. Entonces habría que concluir que si la PT es buena, tiene que ser una onda C de algo. Una C ahí es obvio que requiere de una B y de una A, para formar un zig-zag o una plana. Pero un zig-zag es imposible: no tenemos identificado ningún impulso de un grado comparable a esta PT que no sea el ya lejano de agosto de 2015… Un momento entonces: ¿puede ser esto la famosa C correspondiente a esa A de agosto de 2015, y todo lo intermedio una B? Negativo. El solape hasta aquí de esta zona final de lo que sería la onda B con la onda A es casi inexistente: los mínimos de septiembre de 2015 están en 9.230c y los máximos de esta zona están en 9.250c. Eso implica un poder bajista natural de la onda C enorme, que no puede verse satisfecho solo con esta pequeña bajada de 700 puntos. Pero además una condición primordial es que la onda C debe medir al menos un 61,8% de lo que mide la onda A para un zig-zag normal. Y aquí eso no ocurre, siendo una C minúscula respecto a esa supuesta A. Es cierto que existen los zig-zags truncados, pero aun así la C debería ser un 38,2% como mínimo absoluto del tamaño de la onda A, y eso tampoco ocurre. Por no hablar de los tiempos: esta onda C duraría menos que la onda A de agosto, y eso ya invalida absolutamente la figura.

Como no hay ningún otro impulso y el de agosto es de otro grado y grupo respecto a esta PT, hay que concluir que la PT como onda C tiene que formar parte de una plana. Si le damos unas vueltas al gráfico con lo que ya tenemos, veremos que la única opción válida sería la dibujada a continuación:

Recuento de pauta plana global desde el Brexit hasta diciembre de 2016.

Es decir, la onda del Brexit es una A, un enorme inicio de onda correctiva en toda regla. Recordemos que la onda A no puede acabar en el mínimo absoluto, sino que por momentum y estructura, así como comparación con índices similares en la misma situación, debe acabar en realidad en el círculo verde. Entonces, tras la A, todo lo demás hasta la PT debe de ser la B. Lo cual implica que la B tiene estructura de WXY siendo la onda Y exclusivamente la subida de octubre hasta la bajada inicial de noviembre. Esto cuadra con el hecho de que una diamétrica como onda W no puede dar una estructura especialmente potente para la onda Y, y de hecho la Y ni se acerca al 38,2% Fisher de esa onda W. Hasta ahora planteaba como únicas opciones que estuviéramos todavía haciendo la Y como una onda diamétrica (no lo descartemos, pero a efectos de este artículo, vamos a dar por buena la PT planteada), o que tras una pauta en doble X que acabase el 5 de diciembre, la onda Y hubiera empezado en la subida de diciembre. Bueno, con este planteamiento de ahora, en la subida de diciembre habría empezado algo diferente, algo de grado mayor.

¿Qué características tiene esta plana? La onda B dura un poco más de 7 veces la onda A, lo cual se pasa un poco del límite pero no se incumple ninguna regla, sino que es una recomendación de viabilidad. El conjunto de las ondas A y B tiene un problema: la A hace nuevos mínimos respecto a los de febrero, mientras que la B no solo ve los máximos de junio, sino los de abril de 2016, los de diciembre de 2015, incluso los de agosto de 2015. En teoría deberíamos considerar suplemento de precio para la onda A, y entonces la B no retrocedería ni siquiera un 61,8% a la onda A, de modo que no habría ni plana ni nada. Pero dado que, visto en este TF, lo que sobrepasa los mínimos de febrero es una spike de 5 horas que se retrocede automáticamente al día siguiente, podemos aceptar que el suplemento de precio a aplicar para la onda A sea el que se obtiene hasta el máximo de abril, los 9.360c. Entonces la onda B retrocede casi el 100% de la onda A, dando una plana con B normal. Y luego tenemos un fallo de C clamoroso. Esa onda C en comparación con el rango de la A (9.360c-7.580c) es muy poco más del 38,2%, pero es lo mínimo que se le pide a una C para hacer viable la plana. Por otra parte, vemos que la onda B es la onda más compleja de todas, la que más dura… y que la onda C dura apreciablemente más que la A, luego todas las exigencias se cumplen. Cumple incluso la rotura de la 0-B, aunque al ser la onda C una PT, si se cumplen las condiciones de la PT automáticamente se valida la plana.

Por tanto, por ahora vemos que existe la posibilidad de tener una plana ABC bajista aquí, validada plenamente. Hay que seguir tirando del ovillo, a ver si esto encaja a su vez en un recuento de grado mayor.

Pauta desde agosto de 2015

Como he mencionado antes, si de algo estoy seguro es de que en agosto de 2015 se hizo un impulso bajista. Lo malo es que esa estructura no se ha visto refrendada en ningún momento por una onda C bajista finalizadora de un zig-zag. Y lo cierto es que ya ha pasado demasiado tiempo desde entonces, mucho más de 7 veces la duración de ese impulso. Hay que buscar una alternativa.

En el siguiente gráfico vemos lo que creo que puede darse como más fiable o seguro en los recuentos del Ibex. Aceptando la plana planteada en el apartado previo, vemos además el recuento del impulso de agosto de 2015, con sus 5 ondas; la 3 extendida; la alternancia entre la 2 y la 4; la onda 5 en PT de 5X con la onda 5 en triángulo extractivo, que luego se retrocede entera en menos de la mitad de tiempo que duró la onda 5… Cumple todo para ser un impulso, y además no sé explicar toda esa bajada de ninguna otra forma. Al final de todo el gráfico está lo que sería la plana del apartado anterior.

Situación del Ibex desde 2015. Se han pautado el impulso en 5 ondas de agosto de 2015 y la plana final propuesta anteriormente. El gráfico está en escala lineal, pero está planteado solo a efecto informativo de recuento.

Si este impulso no es una A, y evidentemente no puede ser una onda 1 u onda 3 u onda 5… solo queda que sea una onda C. ¿Eso es posible? Bueno, la estructura de la zona de los 11.000 de 2015 es bastante confusa. Hasta ahora la he explicado como una diamétrica en pajarita, que nos daba un final de la onda justo en el inicio del impulso. Pero nada obstaculiza que pudiera haber otras pautas que nos den final ANTES del impulso. Mi impresión es que precisamente el día del referendum griego, cuando abrió con ese gran gap tras el fin de semana, pudo comenzar una onda A. Esa onda A hace nuevo mínimo en menos tiempo de lo que duró la subida anterior, sea lo que sea esa subida y forme parte de lo que forme parte: da igual. Hace un nuevo mínimo con un rango de la onda mucho mayor que la subida a la que corrige. Podemos sacar una onda A ahí; y luego la subida posterior hasta que comienza el impulso de agosto podría ser una B en wxy. ¿Cuadra esto como un ABC?

Gráfico del Ibex en TF diario en escala semilogarítmica, con el recuento propuesto más probable desde junio de 2015.

Para empezar la onda A toma suplemento de precio desde los máximos vistos por la onda B en 11.884c. Esto nos da un retroceso de B superior al 81%, ya que llegó a los 11.612c. Por tanto, sería una onda plana con B normal. La onda B dura bastante más que la onda A, siendo evidente que además es más compleja que la A. Y posteriormente viene la C que sería el impulso. Esa onda C baja mucho respecto a la A. Si se calcula la relación de tamaños, teniendo en cuenta que la A se debe tomar desde 11.884c, es casi clavada a un 161,8% de C sobre A. Esto nos indica que sería una plana alargada, no una normal. Las ondas planas alargadas solo pueden aparecer en ciertas posiciones, no en cualquier lado. A saber: como pata de un triángulo o diamétrica, como una de las patas más grandes de una PT, o bien como una de las fases de una corrección no-estándar o compleja (es decir, como onda W, Y o Z). Aquí esa plana no parece pata de triángulo o diamétrica, y desde luego tampoco de una PT. Así que solo nos queda la posibilidad de que sea una onda W. Otra de las características de las planas alargadas es que la onda C suele durar mucho tiempo, generalmente A+B, cosa que aquí se cumple claramente.

Para apoyar lo anterior, otro detalle muy importante: si en esta plana trazamos la 0-B desde el máximo de la A, los 11.884c, desde luego no se corta a tiempo: no se corta ni antes ni después. ¿Entonces? Pues es evidente que si la plana es buena, lo que viene a continuación es una onda X tras terminar la C bajista. Entonces cuadraría que esa plana fuera una W, y la pauta desde septiembre a diciembre de 2015 fuera una onda X. Esta onda X dura menos que la plana completa y retrocede menos del 61,8%. Hasta ahora no podía ser una X porque duraba más que el impulso de agosto por sí solo, pero con los añadidos a la onda de bajada de las ondas A y B cumple perfectamente. De hecho, dura exactamente un 62% de lo que duraría la W.

A partir de ahí, y sabiendo que no hay más impulsos, simplemente con medir tiempos y retrocesos se puede sacar una estructura global coherente. Tras la W y la X de 2015 vendría una Y bajista hasta los mínimos de febrero. Esta Y, si se mide en semilogarítmico, nos da una extensión Fisher más o menos del 61,8% respecto a la W considerada desde los 11.884c.

Después del WXY -que a su vez sería una (W)- tendría que venir una (X) de grado mayor. ¿Por qué no puede ser una X’ para hacer una triple combinación? Porque dura bastante más que la Y, y además hay un mínimo solape con la X de arriba. ¿Cumple para poder ser una (X) de grado mayor? Sin duda: dura menos que todo el WXY previo (aproximadamente algo más del 40% de su duración) y es más grande que la pata X interna de octubre-diciembre, especialmente si se ve el gráfico en logarítmico y no en escala lineal. La única pega es que no llega a ser canalizable desde arriba del todo porque no llegan a verse los máximos de agosto de 2015 (se ven en lineal, pero no en semilogarítmico), pero como esto es por menos de 50 pips, podemos darlo por subsanable. De hecho, es muy significativo que esa directriz nos marque un techo en el gráfico semilogarítmico que no se supera hasta pasado el Brexit, dando una figura muy canalizada típica de las ondas complejas.

Por consiguiente, tras hacer esa onda (X) (no estoy seguro de su estructura, parece una diamétrica en pajarita especial, con inflexión en el mismo sentido por arriba y por abajo, aunque para nuestros efectos ahora ya da igual) vendría la plana definida en el capítulo anterior. Esa plana sería una (Y). Es muy común, según Neely, que en un TF ya tan dilatado como el diario, una onda WXY se haga con la Y en plana con fallo de C. A priori, podría ser nuestro caso.

Recapitulando, tenemos una posible estructura global de carácter correctivo desde junio de 2015, en WXY, y como en apartados anteriores, debemos verificar cómo puede encajar (si es posible) en un recuento de grado mayor. ¿Qué sería todo esto entonces?

Pauta del Ibex en 2008

Antes de ver un posible escenario global de largo plazo, me gustaría echarle un vistazo a esta zona del índice, cuando el precio hizo máximos históricos y luego se desplomó. Creo que es una zona muy curiosa, porque si se mira bien y se aplican criterios de momentum, el inicio de la onda NO puede estar en el sitio obvio, los 16.000 puntos. Y esto es clave para poder definir posibilidades y alternativas a posteriori.

Gráfico del Ibex en escala semilogarítmica, centrado en los movimientos efectuados en 2007/2008.

Vemos en el gráfico que tras el máximo absoluto marcado con el círculo verde, se puede trazar una directriz con el siguiente repecho correctivo, y que dicha directriz ya ni se huele hasta que no se tocan los 6.700 puntos y se rebota. Es decir: el momentum que tiene la bajada posterior al trazado de la directriz es muy superior al del primer tramo a la baja. Si le añadimos al pack que la bajada posterior es mucho más grande en rango que ese primer tramo bajista, superando amplísimamente los 61,8% Fisher de ese primer tramo, la conclusión que debemos sacar es que existe una gran probabilidad de que la onda bajista realmente empiece en el segundo máximo y no en el absoluto. Hemos visto esto millones de veces en el Ibex, que las ondas no suelen empezar o terminar en máximos o mínimos absolutos, sino que requieren terminar figuras, hacer pautas de fallo o de acumulación/distribución, antes de lanzarse a plena aceleración en sentido contrario.

[Nótese cómo esto solo se puede observar en gráfico semilogarítmico. Si esta zona la pusiéramos en gráfico lineal, el primer tramo sí que parecería bastante grande respecto al resto. Pero en rangos de precio de al menos 1 orden de magnitud de diferencia entre máximos y mínimos, el gráfico correcto a utilizar para calcular rangos y precios es el semilogarítmico. Sin perjuicio de que podamos utilizar también el lineal para hacer comprobaciones de canalización y momentum, entre otras, como apoyo.]

¿Hay alguna manera de explicar aquí este comportamiento? Pues sí. Yo veo un posible triángulo expandido horizontal que comienza en marzo de ese año 2007, y que a priori cumpliría todos los condicionantes: la onda a la de mayor momentum y luego cada una cada vez más grande que la anterior; la onda c dura más que la a; la onda e es la más grande, cortando la directriz a-c, y posteriormente el escape del triángulo no llega a cortar la b-d. El escape se queda a un poco de retroceder el 61,8%, aunque sí que supera el 50%. Esto sería típico de una onda 4 y fallo de 5ª, siendo el triángulo expansivo del tipo restrictivo, aunque también pudiera ser una X y una Y o Z final en fallo. ¿Es toda la subida anterior un impulso? Ni idea. Lo único que quiero plasmar es que existe una posibilidad muy viable de que la onda bajista realmente empiece en ese fallo.

En consecuencia, hay que estudiar la onda bajista desde ese segundo máximo. ¿Y qué posibilidades hay? Pues sorprendentemente, podría ser un impulso completo de extensión de 3ª. Hay buena alternancia entre las ondas 2 y 4. La onda 2 podría ser una corrección en fallo. La 0-2 no corta a la 3 y la onda 2 dura más que la 1. La onda 3 mide más del 161,8% de la 1 (medido en semilogarítmico). Tenemos una 2-4 limpia, que una vez terminada la onda 5, se corta en menos tiempo que duró la onda 5 y que, si la onda 5 acaba en fallo posterior, puede retroceder a la onda 5 completa en menos tiempo que duró esa 5.

Posible recuento de la onda bajista como impulso de 3X. Ojo porque el gráfico es lineal para ver la canalización, pero así no se distingue la posible onda extendida.

En el gráfico lineal podemos ver además cómo la onda canaliza adecuadamente como impulso, con la 1-5 y 2-4 paralelas dejando la 3 claramente fuera del canal.

Sin embargo, este recuento tiene varios inconvenientes que sin poder profundizar en recuentos de TF más pequeño, son una incógnita. Por ejemplo, la estructura de las ondas impares del impulso, fractalmente deberían ser a su vez también impulsos, y por lo pronto no lo parecen; especialmente la onda 1, que parece una monoonda sin retrocesos. La onda 3 parece que tiene un ligerísimo fallo de su posible v. La onda 5, por tiempos, debería terminar en el pequeño fallo posterior al mínimo absoluto, pero entonces habría un mini-solape entre las ondas i y iv de esa 5 que quizá sea soslayable porque es casi inexistente. En cualquier caso, simplemente quiero marcar la posibilidad de que esto sea un impulso, no la certeza.

Si el recuento no fuera bueno, tendríamos que buscar una estructura compleja no-estándar, debido a los escasos retrocesos que se suceden en la bajada, ninguno por encima del 61,8% del tramo bajista al que corrige.

Recuento alternativo de la bajada del índice en 2008, en posible triple combinación. La diferencia es que la onda debe considerarse correctiva y no impulsiva.

De todo esto debe deducirse entonces que la onda de la gran caída de 2008 empieza realmente en fallo, y que cabe la posibilidad de considerar un recuento impulsivo de toda la bajada. Cosa que habrá que tener en cuenta en el recuento de largo plazo.

Análisis del Ibex de largo plazo desde 2008

Una vez visto todo lo anterior, vamos a estudiar el Ibex en TF semanal desde 2008 hasta ahora. Partiendo de la base del apartado anterior, la caída de 2008 por su momentum y el rango que abarca, partiendo de máximos históricos, debe considerarse una onda A de algo, ya veremos de qué. No estamos seguros de su validez como impulso, pero podría serlo. Además, el origen de la onda está en el segundo máximo y no en el absoluto. Aun así, debe considerarse el máximo absoluto a la hora de tomar rangos fibonacci si el precio “lo ve” desde donde estemos considerando los retrocesos.

El problema del gráfico es que necesariamente debe estudiarse en escala semilogarítmica, por la gran diferencia en el rango de precios que abarca. La variación en la forma de las ondas es MUY notable entre este gráfico y el lineal, y las cotas de retroceso del 61,8% calculables en cada gráfico guardan diferencias que resultan trascendentales a la hora de establecer recuentos válidos. De hecho, hay recuentos que podrían ser válidos en el lineal pero no lo son en el semilogarítmico, y viceversa.

Entonces primero vamos a calcular diversos retrocesos del gráfico semilogarítmico del 61,8%, y luego nominaremos en consecuencia. Digo calcular porque las plataformas de gráficos no ofrecen herramientas adecuadas que trabajen en semilogarítmico. Todas las mediciones se realizan como si fueran gráficos lineales, dando el mismo resultado que en estos últimos. Con lo cual, hay que calcular a mano todas las cotas, los retrocesos, las proyecciones y las extensiones, con la dificultad añadida que eso conlleva. En cualquier caso, para este tramo del Ibex tenemos las siguientes cotas relevantes:

Gráfico semanal en escala semilogarítmica, con las diferentes cotas relevantes calculadas especialmente para esta escala.

Lo primero que debemos observar es que el retroceso posterior a la onda A supera claramente el 61,8% (11.467c) de la bajada, filtro incluido. Es decir, el 12.240 alcanzado posteriormente es aproximadamente un 69% de retroceso sobre la onda A. Esto implica que esa onda de subida NO puede ser una onda x de la A. También casi fallaba por tiempos, porque dura solo un poco menos que la onda A (considerando su inicio real en el círculo verde, y que termina en el fallo posterior al mínimo absoluto). Es decir, esa subida tiene que ser otra cosa: una onda B o parte de la B.

Luego vemos que la bajada posterior sí que respeta el 61,8% de la subida, no llegando a los 8.563c; pero la siguiente subida, aparte de durar bastante, sí que supera el 61,8% de la bajada, llegando hasta los 11.165c. ¿Qué debemos deducir de aquí? El momentum lo deja muy claro: una vez alcanzados los 11.165c, la onda se acelera a la baja. La verdadera onda bajista no empieza en los 12.240, sino en los 11.165c tras hacer un fallo. Toda la subida desde los 6.702 tiene que ser un WXY con Y en fallo. Y por tanto, tenemos una onda alcista que dura bastante más que la A y aunque ha llegado a retroceder bastante más del 61,8% por el camino, acaba por debajo del 61,8% de la A. En definitiva, podría ser una onda B de un zig-zag (siendo la A un impulso) y faltaría una C bajista. El problema es que la siguiente onda de bajada NO puede ser ni un impulso ni una PT. Y eso que en el gráfico semilogarítmico el rango de lo que sería la C se aproxima mucho al tamaño del 100% de la A. Pero si intentamos considerar un posible impulso comprobamos que NO HAY ONDA EXTENDIDA. El segundo tramo de bajada solo es un 31% más grande que el primero, y eso midiendo desde los extremos absolutos del segundo tramo y no desde el punto de tangencia de la bajista trazable. Y si consideramos una PT, bueno, fallan demasiadas cosas. En consecuencia, para poder tener un zig-zag no existe onda C, y esto significa que la onda B no podría haber acabado en ese primer tramo. Ese primer tramo debe ser solo la primera pata de la B con un planteamiento de A impulsiva.

¿Y si la onda A es correctiva en lugar de impulsiva? Entonces sí que podríamos tener hasta ese mínimo tres ondas A, B y C las 3 correctivas. Pero entonces hay que pensar en un triángulo o en una diamétrica. Para un triángulo contractivo, la B dura bastante más que la A pero solo retrocede un poco más del 61,8%; es muy dudoso. Y lo peor es que la C sería casi igual en tamaño a la A, lo cual descarta casi del todo la posibilidad. Tampoco puede ser otro tipo de triángulo porque la C es menor que la A, así que ni neutral ni expansivo. En resumen: no puede ser un triángulo de ninguna clase.

¿Y una diamétrica? Parece que hay demasiada disparidad de tiempos. Y esto debería ser un diamante porque si se trazan la A-C y la B-D la canalización es expansiva. Pero al mismo tiempo, la B ha retrocedido más del 61,8%, que solo se ven en pajaritas; y la D no parece tener el momentum adecuado para un diamante. Sin embargo, no lo descartemos del todo: sería el recuento alternativo. Especialmente si la onda C resulta ser en realidad un triángulo neutral como parece y ello permite homogeneizar mejor los tiempos (por el contrario, no he visto todavía ningún diamante con una onda C en triángulo, ojo entonces). En este recuento, la onda E bajista tras la D, que sería todo lo acontecido desde 2015, habría llegado justo al 61,8% de retroceso sobre la D, lo cual indica que podría haber terminado en rango con ese mínimo. Por tiempos podría ser así.

Recuento accesorio de largo plazo en diamétrica en diamante.

Entonces el escape alcista podría ser una onda F. Pero habrá que ver, porque esa F tiene que durar muchísimo, como mínimo del orden de 50 semanas, para ser homogénea con la E. Tiene que superar el 61,8% de retroceso sobre la E, situado en los 9.866c, aunque tampoco debería subir mucho más. Habría que ver cómo se desarrolla la subida, pero para durar esas 50 semanas (=1 año) necesariamente tendría que hacer una larga fase de distribución arriba, una vez llegado a objetivo.

Sin embargo, este recuento en diamétrica no es mi recuento principal. Existe otra posibilidad de recuento en esta situación.

Si volvemos a considerar la onda A como un impulso, eso significa que debería haber un zig-zag, y eso supone tener un ABC con una C impulsiva o en PT en algún momento. Por tanto, la única posibilidad si A es impulsiva, es que la onda B haya subdividido. Y dada la subdivisión realizada, solo podría ser una doble tres wXy, habiendo terminado esa onda B en junio de 2015. Esto se vería reforzado por el hecho del triángulo neutral central, que sí que cuadra y mucho con el hecho de ser una onda X grande. Fijaos además en que es muy significativo lo siguiente: la subida de 2010 supera el 61,8% de la A, pero la subida hasta 2015 se queda justo ahí, en ese 61,8%. Es decir, en el máximo que puede alcanzar el final de una onda B para poder ser la B de un zig-zag.

La B habría durado un poco más de 7 veces la A, que lo podemos dar por bueno. Y desde ahí habría empezado la C bajista. Pero aquí entra el análisis que hemos realizado en TF diario desde 2015. Hemos visto que la bajada desde junio de 2015 debería ser correctiva en WXY, con la Y en una onda plana con fallo de c. De modo que si la onda C empieza con una primera pata correctiva y no impulsiva, solo podría ser una PT. Pauta Terminal de la cual habríamos hecho ya la onda 1, puesto que la Y se valida completamente. En consecuencia, desde entonces estaríamos en una posible onda 2. Recordad: es una onda que suele durar muchísimo menos que la onda 1 y ser muy violenta, como un hachazo. Y desde luego lo está pareciendo por ahora.

Ahora el tema sería intentar saber si la PT va a ser de 1X, de 5X o las más raras de 3X. El primer dato nos lo dice la complejidad de la onda 1, que a priori parece haber sido bastante complicada y subdividida. Esto apunta entonces a una PT de 1X, pero no es nada definitivo: lo que nos parece complejo en estos momentos puede ser simple comparado con lo que tenga que venir.

El segundo dato nos lo daría el retroceso de la onda 2 sobre la onda 1. Si nos quedamos por debajo claramente del 61,8%, no alcanzando los 9.866c, en raros casos puede ser una PT de 5X, pero todo apuntaría a que va a ser de 1X. Si se queda en los 9.866c o un poco más (como dice Neely, “no mucho más del 61,8%”), habrá que considerar en serio la posibilidad de una 5X en igualdad de oportunidades con la 1X, y también la de 3X aunque por su rareza siempre tendrá menos probabilidades. Y ya si se subiera bastante por encima de los 9.866c deberíamos pensar en la de 5X en primer lugar y la de 3X como alternativa, eliminando la de 1X de la lista.

Otro detalle es la 0-B trazable. Es habitual muchas veces que las ondas pares de una PT tiendan a “pinchar” la 0-B o al menos ser tangentes, lo cual apuntaría a un recuento de 5X o 3X, porque la 0-B está muy tendida y para llegar a ella tendría que superarse claramente el 61,8%.

Por último, si el recuento es bueno, recordemos que un zig-zag no puede tener una C en fallo. De modo que la C sería la PT del tipo que fuera, pero tiene que dar un mínimo por debajo de la A, que se sitúa en los 6.702c, y esto a priori es lo que parece más difícil de conseguir con una PT de 1X.

La onda 2 entonces debería durar mucho menos que la onda 1 y casi sin subdividir, de modo que esta subida puede acabar en cualquier momento y ser en sí misma la onda 2 completa. La única posibilidad de seguimiento de la onda 2 es estudiar en detalle y a fondo la subida desde diciembre, en TF menores, y de ahí la importancia de los recuentos intradía.

Existe una variante posible de este esquema sin mucha mayor trascendencia. Consistiría en que la onda A realmente no fuera un impulso, sino correctiva, y aun así que todo sea ese ABC con la B subdividida en doble tres y la C en Pauta Terminal: sería una onda plana con B débil. Es posible porque la B en su desarrollo llega a retroceder al menos un 61,8% a la A, aunque luego acabe justo ahí. Cuando la B no retrocede al menos el 81% lo denominamos “fallo de B” en las ondas planas. El resto de características serían casi las mismas que en el caso de un zig-zag, aunque la fuerza bajista implícita de la onda C es menor. La única diferencia sustancial sería que la onda C no tiene necesidad de hacer un nuevo mínimo por debajo de la A, y por tanto no sería obligatorio alcanzar los 6.702c. Es decir, podría haber fallo de C, y en este caso particular se denomina “doble fallo” a esa situación. De modo que en realidad pudiéramos tener una PT de 1X sin necesidad de que llegase mucho más abajo de los mínimos ya alcanzados en 2016.

Conclusiones

De todo este análisis debemos quedarnos con esto:

  • Como recuento principal de largo plazo se plantea la posibilidad de estar haciendo un gigantesco zig-zag desde 2008, con una onda B subdividida en doble tres y estar ahora en una onda C que se desarrollaría en forma de PT. En esta PT, habríamos terminado una onda 1 y empezado una onda 2. Dependiendo del retroceso de esa onda 2 podremos empezar a aventurar el tipo de PT que sería. La onda 2 debe ser muy rápida y violenta, y puede darse la vuelta en cualquier momento, aunque es probable que veamos una fase de distribución visible al menos en TF diario.
  • Como recuento accesorio, porque la figura se estaría desarrollando de manera muy atípica, tendríamos una diamétrica en diamante, de la cual estaríamos desarrollando quizá su onda F alcista. Esta onda debería llegar sin duda a los 9.866c, 61,8% de retroceso sobre la onda E, y debería durar bastantes semanas, al menos 50, lo cual, visto su momentum actual, hace que deba desarrollar una fase de distribución que se antoja muy larga y cansina.
  • La discriminación entre ambos recuentos la podríamos tener por tiempos y momentum. Si tras esta subida se produce un desplome importante (aunque no tan rápido como la subida) volviendo al rango Brexit, habrá que pensar en que habremos empezado una onda 3 de la PT. Si la onda se serena en máximos dentro de unas semanas y empieza un lento proceso de distribución (aunque se pueda mover arriba y abajo varios cientos de pips) habría que descartar la onda 2 y quedarse con la F de la diamétrica.
  • Habrá que tener cuidado con las posibles subdivisiones de esta onda alcista, para no confundir simples retrocesos de la onda F, por ejemplo, con el inicio de una posible onda 3 de la PT, pero eso solo será posible siguiendo muy de cerca los análisis en TF menores.

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
Escrito por Doctor Triángulo