2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 2 LinkedIn 0 2 Flares ×
El zigzag es una estructura correctiva formada por 3 ondas de la forma 5-3-5. Es decir, la onda A es una onda impulsiva, la onda B es una onda correctiva y la C es otra onda impulsiva. La onda B no debe retroceder más del 61,8% de la onda A. Si estamos seguros de que la onda A es impulsiva y la onda B retrocede el 61,8% de la onda A o más, entonces eso debe ser solo la subonda a de la B, debiendo acabar la subonda c de la B en fallo para acabar más abajo del 61,8%. Si la onda B retrocede más del 81% de la onda A en algún tramo lo mejor debe ser chequear el análisis de la onda A porque en lugar de un impulso puede ser una onda correctiva en forma de doble zigzag o doble combinación.
Onda zigzag

La onda B, además de no ir más arriba del 61,8% de la onda A no debe de ser una corrección continua a menos que el zigzag sea parte de un triángulo. Si vemos una corrección continua con rotura explosiva después habrá que pensar que se trata de una onda 2 dentro de un impulso.

La onda C, si el zigzag no forma parte de un triángulo, deberá llegar a ser entre el 61,8% y el 162% de la onda A, superando siempre el final de la onda A, aunque sea por poco. Si la onda C excede de esos límites es uno de los mejores indicadores de que estamos haciendo un triángulo.
Para que la figura sea correcta debe romperse la 0-B más deprisa de lo que tardó la C en formarse. Además, si la onda C es completamente corregida en el mismo tiempo o menos del que duró la C tendremos más seguridad de que el recuento es correcto y ha concluido.

Zigzag normal

La onda C será igual a entre el 61,8 y el 162% de la onda A. La fortaleza de la onda C determinará el movimiento posterior una vez se rompa la 0-B. Si la onda C es la más grande, el movimiento posterior a la ruptura de la 0-B será débil y probablemente el zigzag no será completamente corregido a menos que estemos en una corrección de grado mayor. En caso de que la onda C sea la más pequeña, el zigzag se corregirá completamente a menos que sea parte de una corrección compleja.
Zigzag normal

Zigzag truncado

Es el zigzag más raro de todo, y para que tengamos esta figura deben cumplirse las siguientes premisas:
  • La Onda C debe ser mayor o igual al 38,2% pero inferior al 61,8% de la onda A.
  • Después de completarse el zigzag, debe retrocederse, al menos, el 81% del zigzag completo y preferiblemente el 100% o más.
  • La pauta debe encontrarse preferiblemente dentro de una de las 5 ondas de un triángulo o como parte de alguna de esas ondas de un triángulo.
zigzag truncado

Zigzag alargado

Se trata de un zigzag en el que la onda C es muy grande en relación con la onda A y eso hace que sea el zigzag más complicado de reconocer porque se asemeja mucho en su formación a un impulso y frecuentemente no se puede confirmar hasta que la pauta ha acabado. La ventaja es que solo pueden tener lugar dentro de triángulos.
zigzag alargado
Si la onda C es más del 162% de la onda A las posibilidades de que estemos en un impulso aumentan considerablemente. El factor que nos va a ayudar a distinguir si se trata de un zigzag alargado o un impulso es el retroceso posterior a la finalización de la posible onda C. Después de un zigzag alargado debe corregirse más del 61,8% de la onda C antes de que se sobrepase el fin de la onda C. Si ocurre eso será que hemos tenido un zigzag alargado.
La onda B usualmente es una corrección continua o un fallo de irregular para explicar la potencia de la onda C.
2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 2 LinkedIn 0 2 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico