1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 LinkedIn 0 1 Flares ×
Un triángulo es una de las excepciones a lo que hemos visto dentro de las pautas correctivas. Está formado por 5 segmentos correctivos (que llamaremos A, B, C, D y E) en lugar de por las 3 ondas habituales dentro de una corrección.
Se trata de una de las más complicadas pautas que encontramos dentro de la Teoría de Elliott puesto que no hay límites de tiempos para completarlos. Sin embargo, a pesar de las dificultades, los triángulos son pautas muy frecuentes y tratar de identificarlas pronto es clave para no caer en errores en recuentos y operaciones con las consecuentes pérdidas.
Por ello, las principales reglas para identificar estas pautas son las siguientes:
  • Los triángulos se componen de 5 ondas, ni más ni menos, no importa cómo de complejas sean.
  • Cada onda de las 5 del triángulo es una onda correctiva.
  • Las 5 ondas oscilan entre un rango con solapes entre las ondas formando una figura triangular con los lados expandiéndose o confluyendo.
  • El triángulo puede moverse ligeramente arriba o abajo.
  • La longitud de la onda B puede caer entre el 38,2 y el 262% de la onda A siendo muy complicado que la relación sea del 100%.
  • De los 5 segmentos del triángulo al menos 4 retroceden un segmento previo: ondas B, C, D y E. De ellos tres segmentos deben retroceder al menos el 50% de la onda anterior.
  • Si consideramos como importantes 6 puntos en el triángulo, los que marcan el inicio (0) y las ondas (A,B,C,D y E), solo 4 de ellos deben poder unirse con las líneas de tendencia, aunque hay unos casos especiales dentro de los triángulos no restrictivos en los que la onda E también puede tocar la línea.
  • La línea B-D es la línea principal como es la 2-4 en un impulso o la 0-B en una corrección normal. Como norma general, la línea B-D no debe ser penetrada por ninguna parte de las ondas C y E. Una vez que se rompe la B-D el triángulo se dará por finalizado.

Triángulo contractivo

Se trata de los triángulos más comunes que existen y será necesario que cumplan los siguientes requisitos para su formación:
  • Después de un triángulo contractivo tenemos un escape que debe ser, al menos, del 75% del segmento más largo del triángulo y que en circunstancias normales no exceda el 125% del segmento más largo.
  • El escape debe sobrepasar el máximo o mínimo precio alcanzado durante la formación del triángulo (dependiendo de por dónde se rompa).
  • La onda E debe ser la corta dentro del triángulo (en precio, no en tiempo).

Triángulo restrictivo

Estos triángulos aparecen en ondas B y en ondas 4 y en ellos el final de la onda E se debe producir entre un 20 y un 40% antes de llegar al vértice.
Dentro de los triángulos restrictivos tenemos tres variantes:
  1. Variante horizontal: son los más comunes y se producen cuando las líneas de tendencia del triángulo están en direcciones opuestas, el vértice debe estar dentro de un rango del 61,8% del segmento más largo centrado en el medio de ese segmento, la onda D debe ser menor que la onda C y la onda E debe ser menor que la onda D.
  2. Variante irregular: son aquellos en los que la onda B es mayor que la onda A (la onda B no debe ser mayor que el 262% de la onda A y normalmente será menor del 162% de la onda A, siendo muy raro que exista una relación de fibonacci entre ellas), las ondas C, D y E son menores que la previa y las líneas de tendencia del triángulo llevan direcciones opuestas.
  3. Variante continua: son aquellos en los que la onda B es mayor que la onda A, la onda C es menor que la onda B, la onda D es mayor que la onda C, la onda E es menor que la onda D, ambas líneas de tendencia son ascendentes o descendentes y el escape después del triángulo es mucho más grande que el segmento más largo del mismo (frecuentemente tanto como el 262%, pero no más).

Triángulo no restrictivo

Estos triángulos aparecen en ondas X y al final de correcciones complejas como doble o triple combinación que acaban con un triángulo. En este caso se produce una congestión muy cerca del vértice del triángulo, con un movimiento lateral por esa zona cercana al vértice para luego siendo luego el escape mucho mayor que en el caso de un triángulo restrictivo.
Triángulo no restrictivo

Triángulo expansivo

Los triángulos expansivos son muy comunes durante correcciones complejas muy largas. Son aquellos en los que se producen 5 ondas correctivas consecutivas con la mayoría o todas ellas más largas que la anterior. Es posible que una o dos de esas ondas sean más pequeñas que la anterior, pero en general serán todas ellas más largas que la anterior.
Triángulo expansivo
Como norma general deberán cumplirse las siguientes condiciones:
  • La onda A o B será la más corta del triángulo.
  • La onda E será siempre la más larga del triángulo.
  • Los triángulos expansivos no pueden ser la onda B de un zigzag ni la onda B, C o D de un triángulo mayor
  • La onda E debe ser la que más tiempo consuma y la más compleja. Lo normal es que sea un zigzag o una pauta correctiva compleja.
  • La onda E casi siempre romperá la línea A-B.
  • La línea B-D debe ser igual que en un triángulo contractivo, es decir, que su rotura será la que marque el final de la figura.
  • El escape debe ser menor que la onda más larga del triángulo a menos que éste concluya una corrección poderosa y más larga.
  • Yendo hacia atrás de la onda E tres de las ondas previas deben de ser al menos el 50% de la onda que tienen a su derecha

Triángulo restrictivo

Aunque hemos dicho que los triángulos restrictivos se ven en ondas 4 y B, es muy extraño ver una triángulo expansivo dentro de una onda 4. Dentro de los pocos casos en los que aparece como onda B, podríamos verlo en planas con fallo de C y fallos de irregular. El escape en estos casos es mínimo y retrocede aproximadamente el 61,8% del triángulo desde el punto más alto al más bajo.
Dentro de los triángulos restrictivos tenemos las mismas variantes que en los triángulos contractivos:
  1. Variante horizontal: es probablemente el menos común de todas las variantes y se produce cuando la onda A es la más corta de todas, ondas B, C, D y E deben exceder el punto de finalización de la onda previa (que puede o no ser el máximo o mínimo de la onda) y la onda E romperá muy probablemente más allá de la línea A-C.
  2. Variante irregular: es un poco más común que la horizontal, y se caracteriza porque o la onda B es más corta que la A y el resto de las ondas es más larga que la previa o la onda D es más corta que la C y el resto de las ondas son más largas que la previa y cuanto más larga sea la pauta menos exacta será la canalización.
  3. Variante continua: tiene una apariencia de tendencia creada porque la B es ligeramente más larga que la A y la onda D es ligeramente más corta que la onda C, con lo que las líneas de tendencia van en la misma dirección aunque divergentes aún. La onda E puede ser muy violenta.

Triángulo no restrictivo

Aparecen dentro de formaciones más complejas, como por ejemplo la primera fase de una corrección que conlleve una o varias ondas X. La formación es igual que en los triángulos contractivos con la excepción del vértice (que está atrás en el tiempo). Se debe medir la duración en tiempo del triángulo y tomar el 40% del tiempo y llevarlo a la izquierda del comienzo de la onda A. El vértice ocurrirá antes de alcanzar ese 40% y usualmente dentro del 20%.
1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 LinkedIn 0 1 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico