0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Tal y como hemos venido anunciando desde que empezó el año, la situación en las bolsas mundiales dependían de que hubiera unas medidas de rescate para todos los “atrapados en el túnel”. Esas medidas se han ido tomando poco a poco en Estados Unidos, donde se originó el problema, por los problemas del sector inmobiliario. Estos problemas fueron causando un efecto dominó sobre el sector financiero, lo que provocó un problema serio de liquidez de los bancos a nivel mundial. Y esto repercute en el resto de sectores, ya que sin financiación externa, no hay empresas que puedan seguir creciendo.

Las medidas las han ido tomando la Reserva Federal Americana así como el Gobierno de los Estados Unidos. Sin embargo, cabe preguntarse cómo es posible que la mayor potencia del mundo tenga que tomar medidas de urgencia para “revitalizar” la economía. También es muy curioso que en el discurso sobre el Estado de la Unión, George Bush diga que a largo plazo la economía americana no tendrá problemas, pero a corto está en un período de incertidumbre.

Muchas veces nos hemos quejado que en este país sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena. Sin embargo, resulta chocante que en un país tan importante no se puedan tomar esas medidas con la suficiente antelación y resultado de una planificación. Y no solo cuando la situación ya está suficientemente mal.

Pues bien, mañana se reúnen los miembros de la FED. Y los mercados esperan una bajada en los tipos de medio punto que se una a la de tres cuartos de punto la semana pasada. Tal y como comentábamos en nuestro artículo “Pánico en el túnel“, se necesita que Sylvester Stallone tome medidas para salvar a los atrapados en el túnel que ya están con el agua al cuello. Y es realmente curioso que dicha reunión coincida con la presencia del verdadero Sylvester Stallone en España para presentar la nueva película de Rambo.

Pues bien, los mercados están subiendo a la espera de esa rebaja en los tipos de interés, pero con volumen más bajo que el que hubo durante todas las caídas. Es como si las manos fuertes esperaran a ver qué sucede en dicha reunión de la FED. Y lo que es también muy sorprendente es que, ante una reunión tan importante como la de mañana y el jueves (recordemos que la reunión es de dos días y que la decisión final sobre los tipos seguramente no se tome hasta el jueves, aunque no se puede anticipar nada), se esté subiendo justo antes. Lo normal sería que se estuviera en un compás de espera hasta ver qué sucede. Pero no, se está subiendo.

Sin embargo, el mercado sigue nervioso. Hoy hemos tenido un bajón a media tarde por rumores de que JP Morgan pudiera tener fuertes pérdidas en derivados. El mercado no se termina de creer que no haya más problemas de este tipo.

Y vamos a afrontar la reunión de la FED muy cerca de la importante barrera de los 13.500. Y, ¿qué mejor excusa puede haber para un nuevo rechazo ante esa cota que una decisión de la FED que no guste? O bien, ¿hay alguna razón mejor para romper esa cota que lo que decida la FED?

El caso es que la situación sigue siendo complicada. La economía americana sigue en grave peligro de recesión (si es que no lo está ya). Las economías del mundo van a vivir épocas en las que el crecimiento va a ser menor (ya lo ha pronosticado el Fondo Monetario Internacional). Y las bolsas no pueden ser ajenas a estos datos. Por tanto, lo normal será que las bolsas sigan con períodos de incertidumbre, siguiendo las palabras de Bush, haga lo que haga la FED en esta reunión.

Mientras no se alejen los fantasmas de la recesión y de la disminución del crecimiento a nivel mundial, no deberían verse alzas generalizadas, ya que una situación de menor crecimiento y recesión debe llevar a unos menores beneficios de las empresas y no es lógico que se pueda subir cuando las empresas empiezan a tener más dificultades.

A corto, vemos que el Ibex sigue dentro del rango lateral que hemos citado desde hace unos días: por abajo, los 12.000 y por arriba los 13.500. Lo positivo es que estamos más cerca de la resistencia más importante que del soporte mayor. De momento, hoy nos ha dejado una vela de peonza blanca, señal de indefinición a la espera de la decisión de la FED. Pero, tal y como venimos advirtiendo, sólo la superación de los 13.500 mejoraría la situación técnica.


Por otra parte, vemos que el Dow Jones confirma la ruptura de la cuña descendente. Sin embargo, no se ha roto la resistencia de los entornos de los 12.500, suponemos que a la espera de ver qué hace la FED.


Por tanto, todo está a la espera de lo que diga la FED. Si estamos subiendo estos días cuando se espera que la FED baje los tipos medio punto, quiere decir que si se bajan en esa cuantía, estará descontado, con lo que no sería razón para romper los 13.500.

Por tanto, tal vez se necesite que la FED baje los tipos más para que subamos fuerte. Pero no queremos ni pensar qué sucedería si la FED no baja los tipos tal y como espera el mercado. Provocaría otro nuevo terremoto igual que en la anterior reunión, donde por no bajar los tipos como se debía haber hecho, se produjo una bajada tremenda.

Mientras la FED da a conocer su resolución, lo mejor es operar a muy corto plazo y dejando las posiciones cerradas a fin de la sesión. Porque esto puede ser un cara o cruz, una ruleta, y para apostar a juegos de azar, lo mejor es ir al casino, no a la bolsa. Porque puede ser que si nos quedamos con la posición abierta al final de la sesión y la FED no baja los tipos como se espera, nos hundamos al día siguiente. O puede pasar lo contrario. Y ante esta tesitura, lo único que podemos hacer es lanzar una moneda al aire y ver lo que sale.

Así pues, no nos cansaremos de pedir prudencia. Y sobre todo no nos cansaremos de pedir a Ben Bernanke que tome las medidas que mejor sirvan para resolver el problema que ellos mismos han creado.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico