2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 2 2 Flares ×

La sesión de hoy en el Ibex ha permitido aprender una serie de lecciones muy jugosas sobre qué operar, dónde operar y cómo operar que quiero que estudies para no cometer los mismos errores otra vez, sobre todo si operar en base a Elliott. Las vamos a llamar Las lecciones de Coco: Ibex 10 de marzo.

En estas lecciones lo que debes aprender son los conceptos clave. Quedarte con la idea no sólo para intentar posicionarte en el lado correcto cuando debes, sino, sobre todo, para no intentar abrir posiciones en el lado incorrecto cuando no es el momento. Es decir, que no sólo se trata de ganar, se trata de no perder por intentar remar en contra de la corriente, de no perder por intentar navegar con tu velero en contra del viento. Como diría Coco, esto es largo, esto es corto.

Vamos a ver el gráfico de hoy con una serie de puntos clave y la explicación sobre cómo operar y cómo no operar en ellos. Vamos con ellos.

Gráfico Ibex desde mínimo 8 marzo

La lección empieza con la apertura del día de hoy y con un recuento previo. Todo empieza con un recuento previo. Evidentemente, ese recuento debe ser correcto, pero si ves que las piezas van encajando, entonces debes seguirlo fielmente hasta que en un momento dado ese escenario se anule. Entonces también debes de saber cómo y cuándo no seguir operando. Pero si no se anula, a muerte con él.

Gráfico Ibex desde mínimo 8 marzo

Gráfico Ibex desde mínimo 8 marzo

Ese recuento previo, si lo recuerdas, comenzaba en el marcado como punto 1 del gráfico. El punto 1, que no es el mínimo absoluto, sino el final de la onda abajo. Desde ese punto 1 se hace una onda A hasta llegar al punto marcado como 2. Y esa onda A se hace en forma de impulso.

¿Qué significa eso? Pues que si se ha hecho un impulso, el final de la onda B no puede acabar por debajo del 61,8% de esa onda A. Aparte, también sabes que la onda B debe de durar más que la onda A. Entonces, cuando se llega al punto marcado como 3 te das cuenta de que esa onda es más corta que la A y encima acaba por debajo del 61,8% de ella. ¿Conclusión? Pues que no puede ser ni una onda B ni una onda X. Lección 1.

Ya sabes, onda B dura más que la A y al ser la A un impulso no puede acabar por debajo del 61,8%. Onda X sí que puede ser más corta que la A pero no puede acabar por debajo del 61,8%. Y, aparte, no puede haber una onda X después de un impulso… Sí, una X es parte de una cadena correctiva, luego sólo puede venir después de un tramo correctivo, no de uno impulsivo.

Luego el punto 3 debe de ser, como mucho, una onda a dentro de una B mayor. Entonces, hay que hacer una onda b y ves que ésta se hace en forma de b fuerte ya que va por encima del comienzo de la onda a. Se llega al punto 4 del gráfico, que tampoco coincide con el máximo local. Y ahí acaba la onda b. Ha durado más de lo que duró la a y no ha superado el 162% de la onda a, que ya sabes que en un ABC con b fuerte no se puede superar.

Ese es uno de los momentos claves. Si piensas que se está haciendo un ABC fuerte y ves que la onda b va por encima del 162% de la onda a, eso quiere decir que el recuento no es correcto y te tienes que apear de él y empezar a pensar en otro recuento. Lección 2.

Bien, entonces ha acabado la onda b fuerte y debe de venir una onda c bajista. Lo primero que tienes que pensar es que la onda c debe durar, como poco, lo mismo que la onda a. Y la onda c debe de hacerse en 5 ondas, ya sea como un impulso o como una pauta terminal.

En el caso de que la onda c sea un impulso, deberás ver 5 ondas con las impares impulsivas y las pares correctivas, siendo las ondas correctivas más largas que las previas impulsivas, pero si ves que la caída parece correctiva, entonces es que se debe de estar haciendo una pauta terminal. En ese caso, las ondas impares deben de ser correctivas al igual que las pares, pero éstas últimas, las pares, deben de ser más cortas que las impares.

Esto nos lleva al punto 5. Es el mínimo de la tarde de ayer. ¿Puede ser el final de la onda c? Pues difícilmente porque no sólo la c sería más corta que la a sino porque no se ve un impulso ahí. Entonces, si no se ve un impulso, si la caída es correctiva quiere decir que se debe de estar haciendo una pauta terminal. Como no ha habido solape hasta entonces, debe de tratarse de una onda (i) de esa c.

Por ello, hay que esperar que se haga una onda (ii) que no debe ir por encima del 61,8% de la (i), en especial si la onda (i) puede ser la extendida en esta c. Esto nos lleva al punto 6. Ahí acaba la onda (ii) y comienza la (iii). Ahí se puede abrir un corto con stop en el 61,8% más pequeño filtro con objetivo bajista por debajo del mínimo de la (i).

Y es que la onda (iii) debe ir por debajo del mínimo de la (i) siempre. Y tu stop lo tienes que poner en ese 61,8% con filtro y por tiempo en la zona que haga que la (ii) sea más larga que la (i). Es decir, que si te has puesto corto en ese punto 6 pensando en pillar una onda (iii), debes cerrar si ves que se supera el 61,8% de la (i) o si ves que la onda (ii) dura más que duró la (i). Lección 3.

Entonces, como poco debes aguantar hasta que se pierda el mínimo de la onda (i) y un objetivo muy claro está en buscar la cota que haga la (iii) igual al 61,8% de la (i). Ahí debes cerrar los cortos y no volver a buscar más cortos. ¿Por qué? Pues porque sabes que la onda (iv) va a subir y solapar con la onda (i) y que la onda (v) puede acabar en fallo y no darte un último mínimo. Lección 4.

Se sube y se solapa con la (i) hasta hacer un máximo que no puede estar por encima del máximo de la onda (ii). Si la onda (iv) supera al máximo de la onda (ii) debes de descartar, de inmediato, el recuento. Y cuando se llega al punto 7, trazas la (ii)-(iv) por arriba y la (i)-(iii) por abajo y ya tienes tu cuña.

Entonces esperas a que termine la onda (v) y la rotura de la parte alta de esa cuña. Esa rotura se debe de hacer más rápido de lo que tardó la (v) en hacerse. Ten en cuenta que la onda (v) puede no haber acabado justo en el mínimo, sino un poco después.

Y esa rotura se hace en el punto 8. Puedes tener dudas sobre si la rotura es buena o no. Ya sabes que si la onda (v) se hace en triángulo se puede penetrar esa (ii)-(iv) ligeramente mientras se desarrolla la (v). Pero aquí ves que se rompe con claridad y que se hace un throw-back a esa (ii)-(iv) y después se sigue subiendo. Luego es el momento de abrir largos y no pensar en cortos.

No pensar en cortos. No abrir cortos. Cuando se rompe una pauta terminal sabes que ésta se va a corregir por completo en la mitad de tiempo o menos de lo que tardó esa pauta terminal en formarse. Luego mientras no se alcance el máximo de tu onda b, mientras no haya pasado la mitad de tiempo que tardó la c en formarse, NO PUEDES ABRIR CORTOS. De hecho, NO DEBES NI SIQUIERA PENSARLO. Lección 5.

Eso sí, si has abierto largos y ves que se vuelve a ir por debajo de la (ii)-(iv) o ves que no se alcanza el máximo de la b en la mitad de tiempo que tardó la c en formarse, debes de cerrar esos largos porque el recuento no será bueno. En este caso había de margen hasta las 14:50 para poder alcanzar el máximo de la b.

Luego mientras el precio estaba por debajo de ese máximo de la b y mientras se estaba antes de las 14:50 NO PODÍAS ABRIR NI BUSCAR CORTOS aunque pudieras pensar que se fuera a hacer una onda 2 dentro de una C alcista. Deberías estar largo hasta mínimo ese objetivo del máximo de la b.

Y ahora se llega al punto 9. Es el objetivo de la pauta terminal. Hasta ahí sabías que se iba a llegar. Una vez que se ha llegado ahí, ya no puedes operar la pauta terminal y debes de buscar otras referencias. Según tu recuento, una vez acabada la onda B debe de venir una onda C.

¿Y qué debes de esperar de una onda C? Pues que como se trata de un zigzag, la onda C debe de superar el máximo de la A y que, sobre todo, la onda C debe durar, al menos, lo mismo que la onda A. Es decir, que podrás cerrar algún largo al llegar al punto 9 porque se ha alcanzado el objetivo de la pauta terminal, pero si piensas que se está haciendo una onda C, sabes que ésta no puede acabar mientras la onda C sea más corta que la A.

Entonces, ¿qué haces con los largos que no hayas cerrado? Pues debes de intentar buscar un recuento para esa C. Y si ves que el recuento de esa C no es obvio, pensar en cerrar posiciones cuando se alcance el tiempo en el que la C dure lo mismo que la A. Lección 6

De hecho, si te das cuenta,el máximo de la onda C coincide casi perfectamente con el punto en el que la C dura lo mismo que la A. Por eso, en ese punto 10 puedes cerrar alguna posición larga más. Y más si no ves un recuento impulsivo claro. ¿Por qué? Pues porque como la onda C se ha ido por encima de la cota que haría la C igual al 162% de la A puede ser señal de que esa C es parte de un triángulo, tal vez neutral. Y en ese caso sí que la C debe de ser correctiva, aparte de durar también más que la A.

Por eso, cuando se llega al punto 10 ya no es el momento de buscar largos, por mucho que puedas pensar que se esté haciendo una C en pauta terminal y en ese punto se hubiera hecho una onda (i) sólo. De hecho, si así fuera, debes de marcar el 61,8% de lo que se lleva de onda C y ahí poner tu stop de largos para los que no hayas cerrado. Y si te da por buscar largos pensando en esa posibilidad, el stop debe de estar claro en ese 61,8%.

Si te das cuenta, el mínimo inmediatamente posterior a ese punto 10 está ligeramente por encima del 61,8% y es la única posibilidad que te doy para pensar en abrir largos, ya que el stop está muy cercano. Es el punto 11. Pero si ves que la subida es correctiva y no se supera el máximo del punto 10 en ella, entonces ya no puedes pensar que se esté en una onda (iii) de esa C.

Y si encima luego ves que se pierde el mínimo de ese punto 11 y la que sería onda (iii) no ha superado el máximo de la (i) y ya la caída desde ese máximo es más larga que lo que duró la (i) implica que ya no se puede estar en una (ii) de una pauta terminal.

Por eso, ahí ya deberías cerrar los largos que tuvieras. Y, desde luego, en el punto 12 ya sí que deberías cerrar todos los largos y no esperar más. Ese 61,8% de la subida de tu C era el límite máximo a aguantar un largo.

Espero que te hayan quedado claras unos cuantos aspectos de dónde debes de pensar en largos, dónde en cortos y dónde no debes de pensar en largos o en cortos.

Y métetelo en la cabeza. Cuando veas que se haya hecho una pauta terminal y se haya roto en tiempo y encima se haya hecho un pull-back, NO PUEDES NI SIQUIERA PENSAR EN POSICIONARTE DEL LADO CONTRARIO A LA ROTURA DE ESA PAUTA TERMINAL MIENTRAS NO SE CORRIJA POR COMPLETA ESA PAUTA TERMINAL O SE ALCANCE EN TIEMPO LA MITAD DE TIEMPO QUE DURÓ ESA PAUTA TERMINAL.

Y te digo esto porque hoy, nada más romper la pauta terminal y sin haber alcanzado el objetivo mínimo ni en precio ni en tiempo, mucha gente en la web estaba abriendo cortos. Y ha pasado lo que ha pasado.

Y además, si piensas que se está haciendo una C, no deberías cerrar las posiciones abiertas en el sentido de la C mientras no se cumpla que la C dure, al menos, lo mismo que la A. Eso sí, cuando se alcance ese tiempo, ya puede ser que la onda C acabe, con lo que mucho ojo.

Una última cosa. Sabes que si se ha hecho una C, debe de romperse la 0-B más deprisa de lo que se hizo la C. Y si la C hubiera acabado en el máximo del día, se debería de romper esa 0-B y llegar a la zona de la B mañana en apertura. Tenlo también en cuenta para ver si hay que abrir cortos o no.

2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 2 2 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico