0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

De todos es conocido las diferencias en cuanto a mentalidad entre los americanos y los europeos. Así, mientras los americanos son eminentemente prácticos en todos los terrenos, los europeos tendemos más a ser más teóricos. Mientras los americanos son más emprendedores, los europeos somos más conformistas en los negocios. Esto se puede ver en cómo se expresa una misma idea. Lo que para nosotros es ganar dinero, para ellos es “make money”. Es decir, algo que tienen que conseguir ellos, no algo que alguien te da.

Pues bien, esto mismo se puede aplicar a las diferencias entre la actuación de hoy del BCE y las intenciones de la FED dadas a conocer por Bernanke. El BCE está compuesto por economistas, que se rigen por los criterios económicos sin importarles los resultados prácticos que se obtengan. Mientras tanto, la FED está más pendiente de los resultados prácticos que sus decisiones puedan tener sobre la economía americana.

Los economistas teóricos europeos (no habría más que ir a una Universidad Española y preguntarles), sostienen que el único fin del BCE es controlar la inflación. Da igual que no haya crecimiento, que aumente el paro, etc. Las medidas que tiene que tomar el BCE es controlar la inflación. Para controlar la economía de cada país ya están las políticas económicas de los diferentes Gobiernos.

Sin embargo, Bernanke hoy se ha mostrado dispuesto a bajar los tipos lo que haga falta para conseguir que que la economía no entre en recesión y se ha mostrado preocupado sobre todo por el dato de empleo del último mes.

Bien es verdad que la situación no es la misma, con una economía americana con crecientes dificultades. Pero también es cierto que el BCE está actuando de acuerdo con el manual, y poniendo especial énfasis en la inflación, que es verdad que está más alta de lo deseado. Sin embargo, no está dando la importancia que se merece a la crisis de crédito, minusvalorándola con relación a la importancia de la inflación.

Y todo esto nos puede llevar a que el BCE vuelva a subir los tipos de interés si la inflación no baja, con el consiguiente impacto en las economías europeas (incluida la española que empieza a ver los peligros después de varios años de bonanza).

¿Quién tiene razón? Pues lo veremos en los próximos meses. Veremos si la FED logra evitar la recesión en USA, así como bajar la inflación. Y también si el BCE logra su propósito de controlar la inflación y a qué precio, si no es a costa de reducir el crecimiento de los distintos miembros de la Unión Europea.

De momento, lo único que podemos afirmar es que, las diferentes mentalidades de unos y otros se plasman en las diferentes actuaciones de las dos instituciones. Y que, la situación es tan complicada, que tal vez ni unos ni otros logren sus propósitos sin “daños colaterales”.

Para otro día dejaremos las repercusiones en bolsa que tienen los comportamientos de unos y otros. Sólo decir que al BCE tampoco le preocupa cómo afecten sus decisiones a los mercados mientras que la FED, por mucho que diga lo contrario, actúa muchas veces de acuerdo con lo que puedan provocar en las bolsas.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico