0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

El valor estrella de la semana ha sido Abengoa. O más bien el valor estrellado. Sus problemas y las dudas de su viabilidad como empresa han acabado llevando a un pre concurso de acreedores que ha tumbado su cotización. Podemos hablar de su elevada deuda, de sus problemas para conseguir financiación, de la huida de Gestamp a la hora de entrar en el capital. Pero el caso es que cuando te analicé el valor el 27 de septiembre (ver análisis 27 septiembre), ya te dije que quedaba algo por abajo.

Y vaya que si quedaba algo por abajo. Y ahora la pregunta es ¿va a conseguir sobrevivir la empresa? Si consigue refinanciar la deuda, ¿tendremos un rebote? ¿Hasta cuándo puede estar la cotización por los subsuelos? Cuando se llega a una situación así, tan complicada, debemos tener mucha cautela. Pero los gráficos nos pueden servir para marcar los plazos más que los precios.

Veamos el gráfico e intentemos ver lo más importante, siempre con la perspectiva de que si la empresa acaba desapareciendo ya no habrá gráfico que valga. Pero si en el gráfico vamos superando algunas zonas, eso será señal de que la empresa sí que va a ser viable.

Gráfico Abengoa desde máximo 2007

Sí, te voy a enseñar el gráfico desde el máximo histórico. Justo cuando el Ibex estaba en máximo histórico y, con él, Abengoa. El comienzo de la crisis llevó al valor a una caída muy importante hasta el suelo temporal en marzo de 2009. Una onda A violenta y rápida que llevó a una caída desde el 6,25 al 1,43 en menos de dos años.

Gráfico Abengoa desde máximo 2007

Gráfico Abengoa desde máximo 2007

Y después una subida más lenta que lleva a recuperar el 61,8% de la caída. Una onda B que se hace en abc con la b fuerte para terminar en el máximo del año pasado en septiembre. Como la onda A parece correctiva, el que la B se quede solo ligeramente por encima del 61,8% nos dice que se trata de una onda plana con onda B débil, lo que explica la virulencia de la caída actual.

Y es que desde ese máximo de septiembre de 2014 debemos estar haciendo ahora una onda C. Se debería haber hecho una onda 1 inicial, una 2 hasta el máximo de este año y ahora estaríamos en la 3, la más potente. ¿Cuándo puede acabar esta onda 3? Es muy complicado de determinar, ya que al estar en un gráfico logarítmico (para el largo plazo es lo más conveniente) y con el precio tan cerca de 0, no se puede hablar mucho de precios.

Pero dentro de esa onda 3 de la C el recuento nos dice que debemos estar en la v. Por eso, podría estar cerca el final de la 3 y el comienzo de una onda 4. Pero para eso se debería romper la bajista azul que marcaría una ii-iv dentro de esta 3. Como esta rotura se debe de hacer más deprisa de lo que se hizo la v y esto ha sido muy rápido, es probable que aún no haya terminado la v, sino que quede más tiempo. Y luego sí que se pueda superar esa bajista para confirmar el comienzo de una 4.

Y si comienza una 4, hay que tener en cuenta que debe de ser más larga que lo que fue la 3, por lo que debe de durar varios meses. Si la 3 comenzó en el máximo de abril habrá que ver cuándo acaba la 3 para saber los meses que debe durar, como poco, la 4. Si la 3 realmente comenzó en julio, entonces tendremos menos meses. Y después debe de quedar una onda 5 abajo. Sí, aún más abajo. Pero claro, en una onda 5 siempre cabe la opción de que haya fallo bajista.

Lo que sí que debes de tener en cuenta es que la onda C debe durar más que la onda A. Y eso nos dice que, como poco, la onda C debe durar hasta finales de marzo de 2016. Pero eso ya lo tenías claro cuando te he dicho que la 4 debe durar más que la 3, ¿verdad? También ten en cuenta que la 4 de esa C no debe durar más que el conjunto 0-3 entero. Por tanto, se nos va delimitando el tiempo máximo para la C. Aunque la 5 puede durar su tiempo y más si se hiciera una pauta terminal.

En cuanto a precio, resulta que lo normal en una onda plana es que la onda C se quede entre el 100 y el 138% de la onda B. Y el 138% era el 0.262, más o menos el mínimo de esta semana. Si baja más podemos pensar en una alargada y eso implicaría un posible triángulo mayor en el tiempo.

El caso es que, según el recuento, debemos estar en el final de una onda 3 de una C. Una C que como poco lleve a finales de abril del año que viene, pero que muy probablemente lleve más tiempo, incluso muchos meses más. Y que para confirmar el final de la onda C se debería romper la 0-B roja por arriba más deprisa de lo que se hizo la C. Mientras eso no ocurra no tendremos confirmación de que la corrección ha terminado.

Pero a medida que se vaya consumiendo el tiempo y veamos la formación de las ondas 4 y 5 podremos trazar la 2-4 y tener algo más claro cuándo puede acabar la C. De momento, no sería de extrañar que tengamos la formación de la onda 4 en los próximos 4 meses que son los que van a tener que pasar para buscar refinanciación de la deuda mientras se esté en el preconcurso de acreedores. Y después tendrás que ver si la empresa es viable o acaba teniendo que efectuar un concurso de acreedores y no hay más gráfico que mirar.

Por eso lo más prudente es que esperes. Que esperes a que acabe la onda C y, si supera por arriba la 2-4 primero y luego la 0-B, puedas tener más seguridad para entrar, por mucho que sea tentador entrar a estos precios.

Foto By Arup (Own work) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
Opt In Image
¡Suscríbete!
Y llévate gratis el eBook

No te preocupes, a mí tampoco me gusta el SPAM 🙂

MaloPobreNormalBuenoExcelente (Sin votos)
Cargando…
AVISO/DISCLAIMER
La Bolsa de Psico no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores , por lo tanto, no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Igualmente, no se responsabiliza de las opiniones o sugerencias expresadas por terceros en los comentarios.
gplus-profile-picture
Escrito por José Carlos Estévez García
Ingeniero de Telecomunicación y Máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Madrid. Consultor de profesión, analista técnico de devoción. Enamorado de los mercados bursátiles y de la Teoría de las Ondas de Elliott. Fundador de la web La Bolsa de Psico